Opinión Nacional

Rumores y contra-rumores

Dicen que el hombre es el único animal que se golpea con la misma piedra. Más en política, cuando carece de sentido histórico y desconoce las claves de la realidad contemporánea, venezolana y mundial.

Esa es la pura verdad, independientemente de buenas (o malas) intenciones, lo cual debería ser tomado muy en cuenta por la vocería opositora que ha levantado la bandera de la abstención hacia el referendo del próximo 2 de diciembre próximo. Y si no reflexionan –como creo que no vayan a reflexionar-, pues es al ciudadano común y corriente (usted, amigo o amiga lectora) a quien le toca conocer, discutir y evaluar las opciones eficientes y eficaces para derrotar políticamente el bodrio constitucional chavista.

La fuerza del voto

No es la primera vez que en Venezuela se está ante la disyuntiva de votar o abstenerse. En 1952, cuando la dictadura militar convocó a una Asamblea Constituyente, ilegalizados AD y PCV, la dirección política del primero llamó a la abstención, como ahora lo están haciendo Henry Ramos Allup, desde el CEN, y Antonio Ledezma, desde ABP y el denominado “Comando Nacional de la Resistencia”, entre otros.

A comienzos de la segunda mitad del siglo XX, los venezolanos y venezolanas venían de sortear mil sacrificios contra las arbitrariedades militaristas desde el poder, antes y después del muy discutido trienio democrático 1945-1948. Contrariando el llamado abstencionista del CEN de AD, la mayoría de sus militantes, sumándose a la mayoría de los electores y electoras, volcaron sus votos por la plancha de Unión Republicana Democrática (URD), que encabezaba el líder liberal Jóvito Villalba. La dictadura fue derrotada. No tuvo la cúpula militar más remedio que fraguar un monstruoso fraude e implantar definitivamente la dictadura, hasta que el régimen fue depuesto el 23 de Enero de 1958, mediante resistencia popular, política y militar.

Guerrilla y abstención

En 1963 -otro contexto-, el gobierno del presidente Rómulo Betancourt (AD) llega a las elecciones presidenciales y parlamentarias de ese año, habiendo perdido la mayoría en la Cámara de Diputados, producto fundamentalmente de la división del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria). La oposición del Partido Comunista de Venezuela era vigorosa; y habían ocurrido dos cruentos alzamientos militares en 1962, conocidos históricamente como el “Porteñazo” y el “Carupanazo”; AD se había dividido nuevamente (ARS) y perdido su histórica tarjeta blanca; las guerrillas urbanas y rurales actuaban con fuerza y grandes impactos publicitarios. Ese cuadro de inocultables dificultades gubernamentales, llevó a la dirección política del frente PCV-MIR-FALN (Fuerzas Armadas de Liberación Nacional) a decretar el boicot armado de las elecciones y un llamado a la abstención para deslegitimar el régimen. Ese llamado a la abstención también fracasó: Raúl Leoni fue electo presidente de la República, y a los años los promotores principales de aquel error histórico lo reconocieron auto críticamente.

Lo que quiero significar es que cualquier persona opuesta al bodrio constitucional del chavismo que se abstenga, estaría votando a favor del atornillamiento presidencial. El debilitado respaldo político a su propuesta autocrática augura la posibilidad de un contundente triunfo democrático del “NO”, si la ciudadanía concentra sus esfuerzos en un voto-castigo contra la monstruosidad constitucional que propone el oficialismo.

¿Hora de golpe?

Durante esta semana que termina, han arreciado los rumores sobre un “golpe” o salida violenta, a apropósito de la reforma constitucional impulsada abusivamente por el gobierno. “Guerra avisada no mata soldado”. Es como demasiado voceado, para ser verdad. A menos que sea una magna imprudencia de quienes sufren la impaciencia y la intolerancia de los fanáticos.

El análisis desprejuiciado de la situación permite afirmar lo siguiente: el gobierno del presidente Hugo Chávez cuenta con suficiente apoyo popular, suficiente apoyo militar, suficiente apoyo internacional y suficiente disponibilidad económica y financiera como para resistir exitosamente cualquier intento extra constitucional para deponerlo. Es decir, todo indica que cualquier intento subversivo cívico-militar para asaltar el poder, está destinado al fracaso; y no sólo eso, estaríamos ante un intento fallido que favorecería al gobierno, ya que éste actuaría con el poder coercitivo del Estado y la fortaleza del cuerpo constitucional y legal que lo cobija, para desatar y justificar un cuadro represivo en defensa de la “institucionalidad”.

Evidentemente, la inmensa mayoría de los venezolanos y venezolanas no queremos caminos cruentos fratricidas. Por eso, la semana pasada sugerimos que los extremistas chavistas y antichavistas amarren a sus “locos”. Un problema de conciencia democrática contra la violencia.

El bodrio constitucional de Chávez es derrotable. Él lo sabe y está preocupado, pero cuenta con altos niveles de abstención para salir airoso. Generalmente, los extremos se tocan, generan efectos en idéntico sentido; por ejemplo, atornillar al autócrata en Miraflores.

EL CONFESIONARIO

LA SALUD DEL PRESIDENTE. Los crecientes rumores sobre algunos problema de salud del presidente Hugo Chávez Frías, toman un giro preocupante. Independientemente de si se apoya o critica su ya larga gestión político-administrativa, se trata del Jefe del Estado y Comandante en Jefe de la FAN. Es altamente inconveniente especular al respecto, pero corren versiones –no confirmadas- sobre dolencias de columna vertebral, fuertes dolores de cabeza y frecuentes afecciones virales y respiratorias. Nada se sabe, a ciencia cierta. Corresponde al gobierno poner el tema en su justa dimensión con un parte médico oficial, serio y responsable –sin triquiñuelas-, que ilustre a la población sobre el real estado de salud del presidente Chávez. Desde este “Confesionario” deseamos su pronta recuperación, reiterando nuestra radical oposición a su desmesurado proyecto de reforma constitucional. “Lo cortés no quita lo valiente”.

UNA ENCUESTA NACIONAL indica, grosso modo, que 42% de los consultados votaría por el “SÍ”, 22% por el “NO” y 36% se abstendría, lo que vendría a confirmar que los abstencionistas terminarán por garantizarle al presidente Chávez el triunfo del “SÍ”, en el referendo del 2 de diciembre.

AMILCAR FIGUEROA, diputado (MVR-PSUV) al Parlamento Latinoamericano, bautizó el jueves 01 de noviembre, su libro “ La Revolución Bolivariana: nuevos desafíos de una creación heroica”. Contentivo de tres ensayos cortos sobre el proceso venezolano y sus vinculaciones con el entorno latinocaribeño, llama la atención que siendo su autor un militante del oficialismo, sus planteamientos gocen de cierta libertad crítica y propositiva, por lo que invita a reflexionar.

SIMÓN ALBERTO CONSALVI, periodista de alto vuelo, ex canciller y actual directivo del diario El Nacional, presentará su libro “El día que los venezolanos perdieron el miedo”, que recoge hechos y un enjundioso análisis sobre las postrimerías de la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez, durante los años 1957 y 1958, hacia los acontecimientos del 23 de Enero. El acto será el lunes 05 de noviembre, a las 7 p.m., en la nueva sede del mencionado diario capitalino, en Los Ruices.

CARLOS DELGADO LINARES, colega periodista de amplia trayectoria profesional, comenzará este lunes 05 de noviembre a transmitir su programa semanal “Misceláneas Espectaculares”, por Radio Rumbos, después de más de dos décadas de transmisión por Radio Capital. Grato y trepidante, el programa de CDL es reconocido por su alta calidad y dinamismo, características que garantizan su éxito en el nuevo horario de las 4 p.m.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba