Opinión Nacional

Saboteadores en el Gobierno

Las acciones que adelanta el Gobierno nacional en los distintos ámbitos de la vida política, económica y social son de tal naturaleza que los mismos conllevan un aislamiento progresivo y creciente de nuestro país ante la comunidad nacional e internacional. Los rechazos, desconocimientos, descalificaciones que nuestros gobernantes realizan sobre los planteamientos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, al igual que los hacen ante la resolución adelantada por el Parlamento Europeo, lejos de eliminar esos señalamientos lo que hacen es, de alguna manera, confirmar lo que allí se indica.

De igual manera, nuestro país es objeto de numerosos conflictos mercantiles con empresas transnacionales. Es de todos conocidos el arbitraje que actualmente se ventila entre ExxonMobile y Pdvsa, así como el de Conoco contra Pdvsa.

Por otra parte, las empresas cementeras han adelantado acciones legales contra la República ante la falta de pago por parte de esta última.

El año 2009 nos ha revelado un atraso monumental de Pdvsa y la CVG, de forma muy destacada, en el cumplimiento de sus obligaciones económicas tanto con su propio personal como con sus diversos proveedores de bienes y servicios.

Los atrasos de la CVG y sus empresas filiales con sus proveedores en la región de Guayana han colocado a estos al borde del colapso económico y quiebra de muchas empresas, con la consiguiente pérdida de posiciones de trabajo en la región y de las empresas encadenadas sectorialmente a esas factorías guayanesas.

Los reclamos laborales asociados con empresas del sector conexo petrolero, la paralización de taladros, las acciones de cobro un tanto estentóreas de algunas empresas extranjeras hacia Pdvsa y, quizás lo que es peor, la dificultad de honrar los compromisos contraídos con un gran números de empresas de servicios en el área de compresión de gas, inyección de agua y logística lacustre, han llevado al Gobierno y a la Asamblea Nacional a invocar una vulnerabilidad incierta y se ha procedido a declarar de reserva estatal esas actividades, sujetas al criterio de la autoridad del Ejecutivo nacional.

El país, como nunca, necesita el concurso de sus nacionales para adelantar los planes de mejora que formula el Gobierno nacional. De igual manera, necesita la inversión extranjera, la cual ¬actuando junto con los locales y todo ello dentro de los lineamientos de los planes formulados por el Gobierno nacional¬ debería propender a estimular el desarrollo de nuestro país.

Pues, las acciones gubernamentales van en sentido opuesto, es decir, a desestimular la inversión nacional y extranjera, a eliminar las iniciativas individuales privadas. Las actuaciones tanto de los miembros del Ejecutivo como de la Asamblea Nacional deben llevarnos a la conclusión de la suficiencia total y absoluta del Estado para adelantar por sí solo todo el desarrollo de nuestro país. Hemos de concluir que los recursos económicos y financieros necesarios para esos planes están en las arcas del Gobierno y no requieren ayuda alguna. Lo que es más importante, los recursos humanos para adelantar el desarrollo y mejora de nuestro país ya están a la disposición plena del Gobierno, y los demás ¬tanto nacionales como extranjeros¬ son, más que innecesarios, un estorbo. Los niveles de conflictividad no cesan de aumentar; de igual modo, las áreas en conflicto se extienden cada vez más, nacional e internacionalmente.

Si lo anterior no es cierto, entonces la única conclusión posible ante tantos autogoles es que los saboteadores han logrado infiltrarse en la AN, que la oposición se infiltró en el Gobierno y lo lleva a la autodestrucción.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba