Opinión Nacional

San Isidro Labrador, quita el agua y pon el sol.

Gran cantidad de veces, cuando queríamos salir de nuestra casa y estaba lloviendo, las abuelas nos enseñaron a que recitáramos esa frase de “San Isidro Labrador, quita el agua y pon el sol”, para que cesara de llover; igual , cuando nos decían, si esta puesto hacia Petare, seguro que lloverá, y así era,  aquí en Caracas. Para buscar y encontrar agua, quien no se acuerda de esas personas, que con una rama en forma de horqueta, que agarraban por los lados de la misma, apuntando al suelo con la rama recta, empezaban a caminar, y cuando la rama se movía hacia cualquier lado, pues se decía que allí había agua en el subsuelo. Nos preguntamos, si no seria conveniente y útil, que los revolucionarios le dieran su horqueta  a esa gran cantidad de vagos  que protegen y los pusieran a buscar agua por todo el país; o bien, poner personas de la misma índole, a visualizar como se ve el cielo hacia el este de Caracas y avisar a las autoridades que esta puesto (negro) hacia Petares,  a lo mejor se soluciona el problema de la escasez de agua.

Pero como ahora, los venezolanos somos una cuerda de tontos útiles y no servimos para nada,   nunca hicimos ni resolvimos nada, la revolución, en manos de sus altos jerarcas y del líder máximo, traen a los genios cubanos para que nos soluciones todos los males por los que estamos pasando. En definitiva, este gobierno, solo se ha dedicado a implantar de cualquier forma su revolución, internamente y en el exterior,  haciendo solamente política y política, invadiendo propiedades, interviniendo propiedades y empresas, expropiando todo lo que se le pone por delante, emulando a  lo hecho en  el “mar de la felicidad”, donde sabemos ha sido un rotundo fracaso, aun,  su pueblo pasa por  toda clase de vicisitudes, presiones, castigos y humillaciones. Eso de gobernar, o sea, organizar, administrar y gerenciar,   lo tienen fuera de su agenda y no les interesa para nada.  

Los problemas que más nos tienen acongojados en los últimos días, como son la escasez de agua y la energía eléctrica, sumados a otros que desde hace mas tiempo los tenemos, esta gente lo ha tomado con muy poca seriedad y responsabilidad, es algo que no les importa. La cantidad de mentiras, descalificaciones a personas que si saben y conocen de estos problemas, escuchar a los demás y buscar soluciones, no es de ellos; les importa poco o nada, que a partir de  ahora será cuando de verdad se acentúen los problemas. Aquí hay suficientes ingenieros y técnicos, que pudieron haber solucionado estos problemas y  hoy en día la situación seria muy diferente. Y para colmo de los colmos, no contentos con lo que nos esta pasando, lo mejor que se les ocurre, además de haber proporcionado a los cubanos una planta eléctrica para solucionar sus problemas energéticos, es traer del “mar de la felicidad” a un comandante camarada, que con el pretexto de que nos va a ayudar a resolver esta crisis, Sabemos muy bien quien es dicho personaje, por lo sospechamos que viene a otras cosas diferentes a resolver la crisis energética. Para estos señores del gobierno, esa máxima gerencial que reza, ¡Causa y Efecto!, no existe, y si existe, la aplican completamente al revés.

Con la desidia, incompetencia, desconocimiento, incapacidad, falta de planificación y muy poca inversión, se produjo entonces el “efecto”: no hay agua, no hay energía eléctrica, hay apagones, hay racionamiento de luz y de agua, dejando a un lado, sin querer ver y mucho menos, aceptar la “causa” que produjo los efectos que estamos viviendo y soportando; queriendo ahora, tapar el sol del desastre que tenemos, con un solo dedo: trayendo a “El Comandante Camarada” y sus compatriotas.

El líder máximo haciendo gala de su buen humor y por supuesto de sus mentirillas, nos comunico muy efusivo,  que los pilotos “ases” cubanos que nos enviaron desde “el mar de la felicidad”, habían hechos unos vuelos peligrosísimos y tenaces,  bombardeando las nubes, no sabemos en  donde, para que de esta forma lloviera; que esto provoco unas lluvias torrenciales que sirvieron de mucho para ¿palear? la falta de agua. Pobres pilotos, esos verdaderos “ases”, que pelearon en las guerras mundiales, los que pilotearon los primeros aviones a propulsión; los pilotos de las naves espaciales y los de pruebas, nuestros pilotos, que buenos, hay muchos. Esto, dejando a un lado al ese gran  “as” alemán de la  1ra guerra mundial,”El Barón Rojo”; este quedo solamente para el cuento, en comparación con los ases cubanos.

Es de suponer, que por la edad del líder máximo,  esta en los cincuenta, no debe de acordarse, que eso de pilotear aviones, meterse dentro de las nubes y bombardearlas para que llueva, se viene realizando desde  por lo menos cincuenta años; seria conveniente, por el bien del líder y su revolución, que algunos viejitos del gobierno, le informaran que esto no es privilegio de los cubanos en el año 2010, y que tampoco sirve para engañar y mentir al pueblo.

Nos sentimos, que aun estamos en los tiempos de la inquisición, cuando se informa,  el racionamiento de la electricidad, en que lugares, en que  horarios,  los premios por bajar el consumo y la represión para los que se pasen en el consumo, de cuerdo a las cifras que determino el  gobierno, que suponemos habrán sido hechas por los mismos que descubrieron los efectos de la crisis donde estamos inmersos.

El despelote es tan grande en el país, que ya ni el mismo San Isidro Labrador, podrá solucionar los problemas que nos están acabando, debemos estonces decir, San Isidro Labrador, quita el sol y pon el agua; o aquel dicho  que también era muy divertido: “que llueva, que llueva, la virgen de la cueva”.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba