Opinión Nacional

Satélites chinos y apagones criollos

Mientras se reanuncian satélites chinos y cohetes rusos, cunden los apagones, el Internet no sirve y la telefonía desmejora. Pirotecnia publicitaria y descalabro técnico.

El vicepresidente Ramón Carrizáles declara que Venezuela modernizará su infraestructura tecnológica gracias a los convenios de cooperación con Bielorrusia. Al mismo tiempo, Irán se encarga de la petroquímica nacional y los cubanos se meten a fondo en el sector eléctrico. Con razón hasta el señor Chávez se queja del mal funcionamiento de las cosas en el reino de la revolución bolivarista.

En apenas año y medio de estatizada, que sería lo de menos porque lo de más es que también fue politizada, la Cantv sigue los derroteros de Cadafe y el proyecto de Ley Orgánica de Telecomunicaciones, Telefonía y Servicios Postales buscará ampliar el concepto de «hegemonía comunicacional» al de «hegemonía telecomunicacional». ¿Y hegemonía de quién? ¿De un Estado institucional? Nada que ver: de la montonera roja-rojita…

A la principal casa de estudios de ciencia y tecnología del país, la Universidad Simón Bolívar, le regatean los recursos presupuestarios que le abundan a la Universidad Bolivariana, suerte de liceote para-sistemas dedicado al adoctrinamiento de la mezcolanza aquella del árbol de los tres tubérculos.

En la faja del Orinoco se ahuyentan a las empresas con tecnología de punta a nivel global, y se les da la bienvenida a petroleras de tercera categoría que, por cierto, de extracción y procesamiento de crudos pesados y extrapesados tienen la misma experiencia y «know-how» que Nicolás Maduro de diplomacia multilateral.

Lo mismo ocurre con las operaciones de Pdvsa y la otrora Pequiven, y por eso no es de extrañar que la primera no pueda cumplir las metas de producción establecidas por la Opep, y gracias a la debacle de la segunda estemos importando una significativa proporción de la gasolina y otros combustibles para el mercado interno.

Empresas de reconocida calidad como la Electricidad de Caracas, ahora en manos de la burocracia «revolucionaria», retroceden en la adecuada prestación de sus servicios, y en algunos sectores del área metropolitana ya ni siquiera se habla de apagones sino de «alumbrones» cuando de pronto llega la luz.

Buena parte de los 6 millones de usuarios de Internet en Venezuela, están padeciendo el deterioro de las comunicaciones «on-line», y el mudarse de Cantv no resuelve el problema, porque como reza el nuevo eslogan de la corporación: «Cantv mueve la fibra nacional», es decir transporta la mayoría de las telecomunicaciones del país, comenzando por las servidas a través de operadoras del sector privado.

La esquizofrenia es rampante: por un lado el señor Chávez anuncia que por fin los chinos lanzaran el satélite Simón Bolívar, y por el otro se multiplican las fallas técnicas en todos los órdenes de la infraestructura venezolana, incluyendo, no faltaba más, la militar. ¡Y todo ello con el barril criollo en los 100 dólares! Como diría Antonio Cova, no hay mesura ni en la chapuza.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba