Opinión Nacional

Se acabó la escasez

Se acabó, camarita. Nunca más habrá escasez en esta patria-patria-querida, socialista y soberana, compartida con Cuba. El desabastecimiento es cosa del pasado, como la cuarta. Tampoco se formarán colas de camaradas -llevando sol y tragando polvo- para comprar con qué saciar la pancita o ponerse pepitos, como pa´ fiesta patronal.

Desde ahora habrá de todo: Chupetas, melcochas, turrones, coquitos y biografías sobre el «Che» Guevara; patines, triciclos, moto-bombas equipadas con pistolas y molotov, pasajes aéreos (para vacacionar en La Habana con los correspondientes tres mil dólares de Cadivi) y afiches de Fidel cuando fumaba Cohibas; electrodomésticos, hamacas, cortauñas, pegaloca, cizallas, serruchos y cascos-garrote; mondadientes, lijas para callos, cremas contra verrugas y cachuchas con la estrella roja como las que usa Jorgito. Asimismo abundarán autopartes, autogoles, autoritarios, autoconvidados, máscaras antigás, «chinas», pócimas, cataplasmas y árnica.

No habrá que hacer más colas. Ni siquiera para subir gratis al WarairaRepano, abordar el Metro, asistir a conciertos de Roque Valero, visitar el Cuartel de la Montaña, bajar la Panamericana o ingresar a la emergencia de los hospitales públicos; comprar en el cine tostoncitos, arañitas, conservitas de guayaba o dulcitos de lechosa. Ni se repetirán aquellas imágenes dantescas de anaqueles y escaparates vacíos producto del acaparamiento burgués, el sabotaje eléctrico, la guerra económica, la injerencia extranjera y las guarimbas fascistas y desestabilizadoras.

 

Después de varios sobrevuelos de exploración, la revolución maduró cómo combatir la campaña mediática -nacional e internacional a la que se sumaron artistas y deportistas segundones y escuálidos- según la cual la GNB y la PNB violan los derechos humanos de estudiantes y ciudadanos que protestan (sin razón, claro) por una supuesta (inventada por el Imperio) crisis económica e inseguridad.

Venezuela está chévere. Gozó parejo en Carnaval. Bailó, tomó y comió tanto que acabó con to´. Reponer lo consumido requerirá de un operación comando: Pronto veremos aviones Sukhoi disparando misiles de harinas de maíz y trigo, pastas, aceite, carne y pollo; los F-16 lanzando salvas de arroz, azúcar, jugos pasteurizados, café y caraotas; los K8 soltando proyectiles de leche, compotas, yogures, mortadela y quesos; los helicópteros Hércules dejando caer papel higiénico, servilletas, pañales y toallas sanitarias y los MI-26 derramando jabón de baño, champú, desodorante, medicamentos y material médico quirúrgico.

Comandando el operativo aéreo estarán Raúl, Daniel, Evo y los demás «hermanos». Su grito de guerra: La paz les traemos, la paz les damos, y ustedes, a cambio, nos proveerán petróleo.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba