Opinión Nacional

Se está armando algo gordo

La oposición yanqui republicana anticastrista, anti Chávez y anti Obama, atrincherada en Miami, los hermanos Castro con Chávez amarrado a su cama de enfermo terminal en  La Habana y las facciones militares y políticos-militares del chavismo  cayéndose a dentelladas en Caracas,dan el contenido  del 95 %  del  juego político venezolano, en este  tramo final del régimen,  del que la llamada oposición está llamativamente autoexcluida,  por cuanto ellos  solo tienen opciones para dentro de 6 meses: su acariciado 7 de Octubre,  donde están dispuestos a ganar o  valientemente perder  y  quedar de segundos, pero con chances de subir posiciones en Gobernaciones  y  Alcaldías dentro de 9 meses y un año.

¿Para quien trabaja por ejemplo el ex magistrado Eladio Aponte cantando cual canario en la DEA,  quien  revienta  a los generales del llamado Cartel de los Soles,  pero que de paso quiere mezclarlos con Diosdado? La mano yanqui está demasiado visible. Quieren caída y mesa limpia  contra todos los probables  sucesores  impuestos por  el  ala militar del chavismo en sus distintas fracciones.

¿Pero no es acaso también  probable que esto sirva a los Castro,  que al parecer,  no gustándoles Diosdado  y  viendo muy peligrosa  la opción  de emergencia  con una  Junta de narco-generales,  quieren  un sucesor civil como Maduro,  electo en Octubre y legitimado como heredero  del legado  de  un  Chávez,  moribundo pero en campaña hasta expirar  por su canciller  que no lo abandona ni un  segundo en su retiro habanero?

Otros intereses  sin mucho peso andan promoviendo a la hija mayor o al propio Adán,  para una sucesión monárquica, pero a las claras se nota que eso no camina en la cúpula política del PSUV, ni tampoco en las FFAA,  salvo en sectores muy  débiles  intrínsecamente  o  francamente desesperados  que sueñan con un títere.

¿Y en que anda Obama y su combo?  Ellos andan en otra vaina,  y en  lo más pertinente de  su intromisión local,  le dan su confianza  ¿adivinen a quien?: a Juan Manuel Santos,  que juega al equilibrio y seguridad regional  del  que consagran  a Chávez y los Castro como garantes confiables.

Miren las vueltas que da esta vaina: Chávez es  para Obama la mejor carta,  pero al despacharse este,  estudiemos las opciones colombianas, porque por allí van los tiros.

Los cachacos son el aliado íntimo de USA y  están conformes que  mientras dure Obama, deben mantenerse  a raya  las beligerantes  posiciones del  ex presidente  Uribe,  más bien coreadas por los republicanos de Florida y de la Comisión de Asuntos extranjeros de la diputada Ros Latimer.

BINGO. Aquí decide todo el mundo menos nosotros.  Nuestra fuerza  era la calle y  venia Carter a empavar la vaina, tramaba transacciones  entre el  poder chavista  y  los antecesores  MUD,  la Coordinadora Democrática,  que puso millones en la calle, pero para  transar o paralizarse  siempre. Ahora se implora  la negociación y la reconciliación pero  sin la calle.

La calle se llena de protestatarios de  gorras  rojas, cada vez menos es cierto,  pero  esas luchas,  de miles de frentes casi simultáneos,  tampoco interesan a nuestros maniáticos del 7 de Octubre.

“Trabajamos según nuestros  asesores, hacemos gerencia por objetivo”, dirán… “El objetivo es el 7 de Octubre  y nada debe distraernos”.

A vaina,  entonces  estamos fritos,  porque en estos seis meses,  si  estalla la crisis terminal,  el  juego político estará copado  sólo por las opciones  que monopoliza el chavismo. El único factor  que sabe donde está parado,  para bien o para mal,  es AD  y  su  Secretario General  Henry Ramos Allup,  pero  los celosos dueños del  patio opositor, apuestan a mantener  marginalizada esta fuerza,  por  no haber  tenido pupila para escoger,  el  12 de febrero,  al  favorito del marketing  de  lenguaje perfumado y neutro, bueno para todo, bueno para nada.

El mono-tema electoral  ha  anulado a la oposición. El juego político está, repito deliberadamente, en manos del chavismo. Mientras tanto el régimen empieza a estallar y puede precipitarse todo, si en verdad tienen razón los  agoreros de desgracias  sobre el cáncer presidencial.

Podemos entrar en  gravísimos dilemas,  100  días antes que las maquinitas Smarmatic dictaminen  lo  predispuesto por el CNE chavista. Déjenme decirlo con absoluta franqueza: señores de la MUD y del  llamado Comando Tricolor de los  allegados de Capriles,  esta NO ES la hora de andar de visita casa por casa. 

Esta es la hora  de propuestas de  emergencia,  el escenario  de los operadores políticos,  que arman coaliciones  y  acuerdos  para  degollar  a  quienes corresponda,  o evitar esos degüellos en la sombra,  antes que  las hostilidades puedan hacerse inevitables. Epa Tigre, Eduardo Fernández,  avíspese  que lo dejan fuera,  de su probable papel estelar  fundamental,  al lado de Henry,  de Salas Romer,  a quien quieren anular  chantajeándolo con meterle preso al hijo gobernador. 

Esta es la Hora de Diego Arria  de  José Vicente, Miquilena  y Lewis Pérez,  que tienen mucho que decir  y  hacer. No sé si a Diosdado ya lo den  por achicharrado, pero es indudable que  el Presidente de la A.N y jefe de la supuestamente  más fuerte  fracción militar de la cúpula,  tiene el mayor poder de lo que queda del régimen. Llegó la hora de la política. El marketing  quedó atrás por ahora.

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar