Opinión Nacional

Se necesita una respuesta mas enérgica

El filósofo chileno Fernando Mires en su obra “Teoría de la Profesión Política, corruptos, “milicos” (militares) y demagogos, escribe lo siguiente: “Donde no hay política, hay barbarie; donde hay barbarie, hay violencia y terror (p. 127)…El dictador vive la realidad como un sueño, y sus víctimas –qué duda cabe—como una pesadilla” (p. 134).

Traigo a colación estas palabras porque el autócrata quiere llevarnos a esta situación, y no faltan quienes califican ya lo que estamos viviendo como una pesadilla. Los anuncios que formula vestido de militar con armas en mano, su prédica de guerra y de amenazas a los medios, las leyes que su asamblea (en minúscula) le aprueba, el comportamiento del CNE dirigido a quebrar el valor del voto e inducir a la abstención, el tipo de economía del conuco, del trueque, de la época primitiva cuando no existía el dinero; la destrucción del aparato productivo en su lucha contra el capitalismo para hacer prevalecer su salvaje capitalismo de Estado; la visión ideologizante que tiene del proceso de integración; el desarrollo de un descomunal aparato de adoctrinamiento que lo ha extendido a las fuerzas armadas y lo quiere implantar a juro en el proceso educativo, en fin, la marcha acelerada hacia ese pasticho denominado “socialismo siglo XXI” que repite el estatismo, el centralismo, el terror y el aborrecible culto a la personalidad, indica a las claras que la sociedad democrática venezolana está en serios peligros. Y que aún es tiempo de reaccionar.

Estamos en un año electoral y, ya lo señalamos, el CNE por instrucciones del autócrata y del ala más “dura” del chavismo se niega a reconocer lo elemental en un proceso electoral. Estamos, pues, en una campaña electoral atípica, que en nada se parece a las confrontaciones electorales de las sociedades donde se respetan determinadas reglas de juego. Hemos observado las elecciones en Chile, Bolivia, Perú, Costa Rica. Hay procesos electorales en México y Nicaragua. En ninguno de ellos se pueden encontrar las aberraciones electorales que practican el CNE y el autócrata que no tiene equipo de gobierno para resolver los problemas candentes que aquejan a la inmensa mayoría de venezolanos y venezolanas, pero que sí sirve para la adulancia peor que en las épocas de Cipriano Castro, Gómez y Pérez Jiménez para referirnos al siglo XX y para utilizar los recursos del Estado a favor de la candidatura oficialista.

Es la hora de la unidad de los demócratas. Hay que esforzarse en estos cinco meses que faltan hasta el 3D. Y pensar más allá. En el 2.007 no habrá elecciones y no habrá razones para no unificar a toda la oposición, como en estos cinco meses hay más de un motivo para actuar unidos por el rescate del voto como un arma. No se trata de descender a electoralismos ramplones. Es acentuar el camino pacífico de la salida a la crisis en contra de quienes quieren cerrar ese camino y sólo hablan de guerra, de armamentos, de enemigos. Nosotros representamos la paz, la reconciliación de los venezolanos, el respeto a la disidencia, el cabal ejercicio democrático de la separación de poderes, de la libertad de expresión y de una economía mixta donde la inversión nacional y extranjera desempeñen un papel fundamental al lado de la inversión estatal para crear empleo y así generar riquezas y combatir exitosamente la pobreza.

Una respuesta más enérgica capaz de frenar y derrotar los planes de la autocracia es una obligación de todos aquellos que anhelamos una Venezuela democrática.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba