Opinión Nacional

¡Se puede triunfar!

Es preocupante de verdad el desbarajuste que hay entre los dirigentes de la oposición. Es un indicador de lo difícil que se les hace entender la situación política y actuar en consecuencia. Lo único que se puede extraer como conclusión de las declaraciones de los diferentes voceros de esa oposición, es que están alineados en dos posiciones aparentemente extremas: renunciar de una vez a la posibilidad del voto ya que las condiciones no se podrán cambiar o iniciar una campaña con los candidatos que están en la calle y presionar para lograr las condiciones necesarias para ejercer ese voto, pero desde unas posiciones sumamente debilitadas dada la dispersión que les aqueja.

Ninguna de las dos posiciones habla de la unidad que se requiere si se desea tener el suficiente peso específico para llevar a cabo una campaña de presión, que contemple una gran movilización de los grupos sociales, para obligar al autócrata a cumplir con los requisitos exigidos en una votación democrática y transparente, o de lo contrario tomar el camino de la dictadura totalitaria abierta, con la represión que la caracteriza. Pero hay que insistir hasta la saciedad que para lograr ese objetivo, la oposición tiene que estar representada de forma monolítica por una cabeza visible que haya sido designada por votación mayoritaria, en unas elecciones primarias que de paso podrían constituir a su vez, una vitrina demostrativa de la gran vocación democrática del pueblo venezolano y que servirían para desmontar la falacia de los millones de votos que respaldan al autócrata.

No logran percibir el mensaje que envía el pueblo y que en esta ocasión lo hace con mayor intensidad que en el pasado reciente, consciente como está de sus errores y de la importancia capital que reviste la próxima contienda electoral. De nuevo la sociedad les está gritando que hay que ir hacia esas jornadas, como un solo cuerpo, como un solo ser. A llevar adelante una estrategia única que nos asegure la victoria. Las señales que se perciben demuestran también que se está incubando un gran desaliento, un gran desánimo, que comienza ya a manifestarse de manera abierta y que requiere de una sola y única línea de acción que logre aprovechar toda esa energía.

Seguramente que en los sectores de oposición, sobre todo entre aquellos que apoyan ciertas aspiraciones presidenciales, estarán planteadas la inquietud y el recelo que puedan transmitir el hecho real de que, a través de una elección primaria a la cual se presentarán varias candidaturas con todo el derecho que les asiste, quien resulte electo será el representante de una minoría en el interno de esa gran mayoría que se opone a continuar por el camino que el actual régimen se obstina en recorrer. Y esta realidad puede ser exhibida por algunos para oponerse a lograr la unidad a través de unas elecciones primarias. Pero he aquí que desde esta tribuna nos atrevemos a lanzar una sugerencia que podría ser altamente positiva, no sólo para superar ese escollo, sino que a nuestro entender serviría para darle mayor fuerza y contenido a los objetivos que planteábamos en líneas anteriores. SUGERIMOS QUE SE LLEVEN A CABO LAS ELECCIONES PRIMARIAS PARA SELECCIONAR AL CANDIDATO Y LÍDER DE LA OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA, CON UNA SEGUNDA VUELTA QUE PERMITA ESCOGER ENTRE LAS DOS PERSONAS QUE EN LA PRIMERA VUELTA OBTENGAN LA MAYOR CANTIDAD DE VOTOS PARA ASÍ TENER UNA CABEZA VISIBLE QUE REPRESENTE SIN DISCUSIÓN A LA GRAN MAYORÍA DE LOS VENEZOLANOS.

Estamos conscientes de las dificultades que una acción de este tipo conlleva, pero hay otra realidad innegable que nos permite ser optimistas. Creemos sin temor a equivocarnos, que la organización SÜMATE está en condiciones de asumir el reto, sobre todo si cuenta con el apoyo total de la ciudadanía, lo cual damos por descartado. Y la ocasión es propicia para decir que esta ONG ha sabido ganarse la confianza de la inmensa mayoría de los venezolanos y que hoy por hoy goza de un gran prestigio que constituye una de las verdaderas fortalezas de la Venezuela democrática. No admitirlo sería una expresión de la más inaceptable mezquindad. La verdad es que hasta el mismo régimen ha sentido el peso específico que entre la sociedad tiene hoy por hoy esta organización, lo cual explica muchas de las cosas que han sucedido en relación con ella. Y debemos decirlo sin ambages, Súmate representa el deber ser de lo que la sociedad de hoy aspira como el tipo de organización política que esté presente en el acontecer venezolano, para fabricar los futuros que este pueblo se merece. Al decir esto queremos dejar constancia que en lo personal no conocemos a ninguno de los dirigentes de ese grupo, pero honrar honra, y a pesar de los defectos que puedan tener han demostrado una serie de cualidades y tienen en su haber no pocos logros en un tiempo bastante corto.

Insistimos en lo inexorable que es el tiempo en su pasar. Nuestro futuro como sociedad libre y democrática, como país, como nación, como república, se juega en las jornadas inmediatas. La decisión está en manos de quienes tienen la posibilidad de llamar al encuentro para lograr los acuerdos que nos permitan transitar los caminos del éxito, que sin duda están allí, a la espera de este noble pueblo que bien se lo merece.

(*): Contralmirante

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba