Opinión Nacional

Segundo Serrano Poncela (1912-1976)

“En todo novelador de raza hay un moralista inevitable (…)
Todo escritor expresa, voluntaria o involuntariamente,
la época en que vive, y sus relaciones con ellas son
más profundas de lo que supone.”

Segundo Serrano Poncela.

LA VOZ DE UN NOVELADOR DE RAZA

Son varios cientos de libros los que componen el corpus de literatura narrativa debido a escritores cuya labor se ha visto condicionada por el exilio de 1939, y si no todos tienen una calidad considerable, entre la nómina de sus autores bien pueden seleccionares una docena de ellos que deben figurar entre los de mayor consideración de la novela española, encontrándose entre los mismos el madrileño Segundo Serrano Poncela.

Segundo Serrano Poncela nace en Madrid en 1912. Cursó la carrera de Filosofía y Letras y más tarde se licenció en Derecho. Dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas durante la guerra civil española y Delegado de Orden Público de la Junta de Madrid en 1936. Cuando finalizó la guerra civil emprendió un largo exilio en la República Dominicana, Puerto Rico y Venezuela, donde se dedicó a la enseñanza universitaria como profesor de Literatura Española, en las Universidades de Santo Domingo, Puerto Rico y Central y Simón Bolívar de Venezuela, lo que le ha convertido en uno de los más prestigiosos y agudos críticos de la literatura española. Segundo Serrano Poncela falleció en Caracas el 9 de diciembre de 1976.

Segundo Serrano Poncela inició su carrera literaria en Santo Domingo, allí fue el redactor único de la revista literaria Panorama. Fue colaborador de la revista Realidad / Revista de ideas (1947-1948), publicada en Argentina, en la que escribieron, entre otros, Juan Ramón Jiménez, Adolfo Salazar, Pedro Salinas, Rosa Chacel, Francisco Ayala, Corpus Barga, Antonio Espina, José Ferrater Mora y Julio Rey Pastor Posteriormente colaboró en la revista Cuadernos del Congreso por la Libertad de la Cultura, cuyo primer número apareció en París en mayo de 1953. Escribieron en ella, numerosos intelectuales españoles exiliados, entre ellos: Salvador de Madariaga, Luis Araquistain, José Ferrater Mora, Américo Castro, Francisco Ayala, Claudio Sánchez-Albornoz, Ramón J. Sender y Guillermo de la Torre.

Serrano Poncela llegó a Venezuela contratado como profesor de Historia de la Cultura, Teoría Literaria y Literatura Española por la Universidad Central de Venezuela, donde desarrolló sus labores docentes, hasta que se fundó la Universidad Simón Bolívar, donde fue llamado por su rector, para organizar la División de Ciencias Sociales y Humanidades y los Estudios Generales.

Sus relatos y novelas presentan un análisis indagatorio de raigambre moral en la intrahistoria, tanto actual como lejana. Entre los libros de cuentos están: Seis relatos y uno más (1954), La venda (1956), La raya oscura (1959), La puesta de Capricornio (1960) y Un olor a crisantemo (1961). Un interés especial merecen sus dos novelas largas: Habitación para hombre solo (1964), historia de un inmigrante español perseguido, y El hombre de la cruz verde (1969), narración histórica sobre la Inquisición en la época de Felipe II y tal vez su obra maestra y una de las novelas más afortunadas de toda la posguerra. Su última novela, vasta y ambiciosa novela sobre la guerra civil, fue La viña de Nabot, publicada póstumamente en 1979. Hasta hace poco, sin embargo, Serrano Poncela era más conocido por sus estudios y ensayos: El pensamiento de Unamuno (1953), Antonio Machado, su mundo y su obra (1954), revelan su interés por los dos autores que más influyeron en su formación intelectual, Huerto de Melibea (1959), El secreto de Melibea y otros ensayos (1959), Del Romancero a Machado (1962) y Formas de vida hispánicas: Garcilaso, Quevedo, Godoy y los Ilustrados (1963).

Segundo Serrano Poncela, ya cercana la muerte, dicta a uno de sus amigos, profesor también de la Universidad de Simón Bolívar, su epitafio: “Aquí yace el profesor Segundo Serrano Poncela, Profesor de la Universidad Central de Venezuela y fundador y profesor de la Universidad Simón Bolívar, a la que entregó los últimos años de su vida. Ha muerto con la esperanza de que ésta última sea una semilla nueva para la futura Venezuela y sea recordado como ejemplo de sacrificio y amor por la futura Venezuela. Nació en Madrid en 1912 y murió en esta ciudad en 1976”.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar