Opinión Nacional

Selva Rodríguez tendrá soundtrack

Hasta el día de ayer no tenía la menor idea de la existencia de cierto grupo musical mexicano, o más exacto sería decir, made in Condesa; de ellos lo ignoraba todo, desde el número de integrantes que conformaban la banda hasta el estilo de música en el que se desenvolvían. Lo desconocía todo, como por ejemplo que la agrupación está integrada por tan solo por dos artistas, un hombre y una mujer, y por tal motivo (es solo una humilde opinión) lo correcto sería llamarlos dúo en vez de banda o grupo; dúo de pseudo hippies made in Condesa que a diferencia del dúo argentino Pimpinela, cuyas letras se sumergen en el tenebroso mundo del incesto, ellos (los pseudo hippies) hacen del dominio público en sus letras el amor desmedido que sienten por los helados, en particular por los de una heladería mexicana extinta en los años noventas.
Hasta el día de ayer me desenvolvía con gustosa ignorancia en materia musical, ajeno a todas las corrientes y nuevas vertientes de la música nacional, hasta que apareció ante mi mirada absorta la mujer pseudo hippie made in Condesa que cree que es muy graciosa al imitar nuestro aporreado y horrendo acento yucateco cada dos por tres, hippie de mediana edad (si no lo es, lo parecía) que es una calaca en versión blanca y rubia de cierta amiga morena de pelo negro que participó el año pasado en cierto reality show musical de TvAzteca (amiga que, para más referencias, fue eliminada en la primera ronda).
El día de ayer, un amigo que tiene la particularidad de ser el vocalista de una banda de pop-rock-alternativo, cuya novia (ahora prometida) es la mejor amiga de mi chica, nos invitó a ambos a participar en el primer video musical de su banda, dirigido por un laureado director (para más referencias, ganó un premio Ariel en la categoría Mejor Fotografía por cierta película mexicana en blanco y negro cuya banda sonora fue hecha por cierta cantante mexicana que imita descaradamente a Lilly Allen), videoclip que si todo apunta a salir como parece, en breve podremos ver en la rotación regular de MTV (si es que todavía programan videos musicales) y/o Telehit. Video en el que espero noten los bonitos efectos naturales, como bien pueden ser unas gotas que vuelan por los aires, y hago énfasis en las gotas que vuelan por los aires porque esa fue toda mi participación en el video, chapotear rabiosamente junto con otros hombres panzones de mediana edad dentro de una piscina, pero eso sí, fuera de cuadro o cámara, sabia decisión del laureado director que en teoría había escrito en el libreto que hombres fornidos aparecieran rodeados de bellas chicas enbikinadas (para más referencia, con mi chica como la bikinuda principal) tal como lo hizo Cristian Castro en el videoclip Azul, sin embargo, partiendo de la premisa que la historia del video narra la vida de un hombre ganador, sería poco creíble que la reputación del hombre ganador se hubiera forjado por tener amigos con cuerpos de manatíes, pues como mencioné, se estaba filmando un video musical y no un programa del Discovery Channel.
En resumidas cuentas, y esto es lo que me tiene el día de hoy compartiendo con los dos o tres lectores que todavía me leen (espero), es que yo ignoraba la existencia de un dúo pseudo hippie made in Condesa, o mejor dicho, a la vocalista femenina, de no ser porque el día de ayer, en la filmación del video musical donde aparece mi chica en bikini, me vi enredado en una escena pesadillesca con la mentada cantante pseudo hippie amante de los helados, amiga del laureado director, de lo contrario no tiene explicación o lógica alguna que apareciera en primer plano una mujer de mediana edad que está a años luz de tener un cuerpo de calendario de taller mecánico como el de mi chica, más específicamente en una escena que por fortuna ustedes no van a tener el horror de presenciar y que muy probablemente haya sido la culpable del incremento en dos grados de la miopía que padezco, donde el laureado director le preguntó a su amiga cantante si no traía un bikini bajo sus ropas de pseudo hippie made in Condesa y la cantante desconocida (al menos para mí hasta esos momentos), respondió que no.
Entonces….
Sí, puntos suspensivos, lo hago por su bien. Lo juro. Confórmense con ver cierto video musical que aparecerá en breve en la pantalla de sus televisores, uno en el que podrán ver un derroche de gotas salpicando a la cámara (cortesía de su servidor, que se empeñó en chapotear incluso cuando gritaron corte, igual y el rabioso chapoteo ocultaba los melocotones de mi chica), o, si me tienen un poco de paciencia (espero la tenga al menos mi asesor de la beca del FONCA) prometo contarles con pelos y señales, pero sobretodo con pelos, la historia en que aparecí por primera vez en un video musical, o mejor dicho, la primera vez que apareció en un videoclip Selva Rodríguez, la protagonista de la novela por la que ahora mismo me están pagando por escribir, pero que sin embargo, me estoy haciendo bien tonto por el cosquilleo que me da mantener actualizada en la medida de lo posible esta columna que siguen dos o tres lectores que dudo hayan llegado hasta aquí, es decir, hasta el punto y final.
 

http://twitter.com/rodrigosolispdf

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba