Opinión Nacional

Será imposible detener lo que viene

 Día a día de manera reiterada vemos por nuestras calles episodios como el que se vivió en La Vega, durante el acto de campaña de Capriles.

La polarización fascista que a fondo acelera Chávez en tiempos de campaña, evidencia su temor ante la ola de paz, bienestar y progreso que representa la unidad nacional al lado de Capriles.

Los rojitos se creen dueños de parcelas, pervierten a las instituciones y desconocen de modo grotesco la ley. Como hará el chavismo cuando no puedan parar a la masa enardecida. Tanto jugar con candela al final termina siempre con una quemada.

La campaña del progreso pasa por los lugares más paupérrimos del país, eso preocupa al sector oficialista, mas cuando saben que no pueden responder igual, no solo porque  el presidente está enfermo, sabemos también que hay muchos chavistas desencantados.

Los pobres luego de catorce años están al tanto que los rojitos no los sacaran del atraso, por el contrario los hunden más al agregarle a la pobreza el desastre de los servicios públicos y el flagelo terrible de la inseguridad que convierte a nuestras ciudades en pueblos fantasmas cuando llega la noche.

Capriles se está centrando en lugares olvidados por Chávez, ahí hay muchos chavistas con sueños truncados, muchos indecisos, también se incorporan algunos nuevos votantes. Esa gente pide reconciliación y progreso. Ese es el camino.

Chávez sigue mintiendo a los venezolanos, ahora expresa que no tiene tiempo para hacer campaña. El siempre ha estado en campaña, lo que pasa es que ahora no puede, ni la salud, ni el pueblo lo acompañan igual que antes. Como cantaba Hector La Voe “Todo tiene su final, nada dura para siempre”.

Mientras la alegría acompaña a los rostros del pueblo junto a Capriles, por el otro lado caras largas dejan claro la tragedia que viven hoy los rojitos junto a su mandón, prueba de eso el patético acto de graduación de los alférez.

Es la reconciliación una de las mejores ofertas para el pueblo venezolano. Chávez nunca podrá ofrecerle al país la unión, el se nutre del odio y la división. Es la mediación entre un sector y otro el gran pacto de paz nacional.

Un país reconciliado, que busque sus puntos de encuentro, sin venganzas ni persecuciones, generara el clima perfecto para una transición en paz hacia el progreso.

Pesadillas generan las aclamaciones diarias que recibe Capriles, será por eso las instrucciones que dan para torpedear los actos de la unidad nacional. No tendrán éxito, la campaña de la alegría, la paz y el progreso, seguirá visitando casa por casa a todos los venezolanos, a unos y otros, por fin tendremos un presidente para los 28 millones de compatriotas. Hay un camino, no nos detendran.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba