Opinión Nacional

Setenta años después…..Valmore

Los hombres que fraguaron y ganaron la Democracia en Venezuela no hicieron sus carreras políticas ni ganaron el respeto popular escalando en un golpe militar o en un gabinete de improvisados. Se prepararon para lograrlo y fueron visionarios de la Venezuela de hoy. Uno de ellos, a quien conocí toda mi vida, Valmore Rodríguez, compadre en el Chino, su hijo Alberto, de mi padre.

Recientemente sus hijos me regalaron la colección de libros que contiene sus escritos, una compilación integrada por sus textos políticos, crónicas, artículos con una producción literaria absorbente y hermosísima. Todo en su pluma es interesante, trasciende. Lo que verdaderamente aterra es que la Venezuela que cuenta Valmore se repite cruelmente. Que setenta años después estemos viviendo esta Venezuela colmada de circunstancias tan trágicas y lastimeras que la hacen hoy desgarradora y viva. Valmore era periodista, ensayista, político, parlamentario, sindicalista. Forjador noble y aguerrido de la Democracia. ¿Qué tiene esto en sus reflexiones para cadetes y jóvenes oficiales que no vivamos hoy?

“Verán y sentirán cosas más graves todavía. Fuera del recinto donde estudian y meditan y se moldean sus espíritus para el servicio hermoso de las armas de la República se está librando una gran batalla contra el pueblo indefenso. Patrullas de soldados con bayoneta calada, grandes granadas de mano se introducen en los hogares, rompen escritorios, archivos y roperos, acuchillan mantas y colchones y cargan con un botín de toda suerte de objetos de uso privado: papeles, prendas de vestir, platería, relojes y dinero”. Póngale las armas chinas o rusas de hoy y los uniformes que los disfrazan de cualquier cosa. Y sigue Valmore allá para fines de los 40:

“Quien ha de explicar a la gente cual es el verdadero sentimiento de los no responsables y de los que repudian este acto indigno? Lo haremos los demócratas, los que no queremos que el pueblo confunda en un mismo desprecio al inocente con el culpable. Los traidores andan en busca de cómplices. No cejarán en su empeño de comprometer el mayor número, de corromper al incorruptible. Podrá estar en paz con su conciencia el ciudadano armado que asiste al espectáculo de una Patria violada en sus instituciones y herida en la fuente del bienestar material y moral de sus hijos?”

Hoy, los principios y la lógica fracturados por la primitiva astucia del “difunto”, los usurpadores se regodean en la conversión política de las Fuerzas Armadas.

Nosotros, los venezolanos somos las víctimas. Y las propias Fuerzas Armadas. Que son desvirtuadas y humilladas sin honor y sin piedad. Atrás quedaron los sueños, los ideales, la pureza del compromiso. No hay liderazgo que de brillo a soles o estrellas. La “patria” a defender se diluyó entre fantasías, regalías, promesas de gloria, uniformes de épocas, armas rusas y botas pulidas , almas contaminadas de odio persiguiendo una venganza de una mente enferma alimentada de poder que esconden tras un féretro de turismo y engaños, fetichismo primitivo y corrupción .

Setenta años después…..

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba