Opinión Nacional

Si hay dos triunfadores ¿Quién sederá?

Ante los escenarios o posibilidades de violencia 7-0 y días siguientes que hemos expuesto, un amigo y lector nos escribe este texto: “Yo espero que Dios nos ayude a salir con bien de este difícil trance que nos toca vivir, para que no se cumplan las cosas que usted dice.

Yo por si acaso votaré tempranito aunque creo que finalmente aquí las dos partes entrarán en razón y se darán cuenta que el mejor negocio es apartarse de los conflictos porque el pueblo en definitiva no va a apoyar a quien nos vuelva a ensangrentar.

Y finalmente le digo: yo formo parte de quienes creemos que aquí es necesario un cambio después de 14 años perdidos. Por eso lo invito a reflexionar sobre la posición que lo enfrenta a los dos lados que dice son responsables de lo que vivimos y que no será con ellos, por tanto, como superaremos los males.

Yo le podría dar la razón pero le pregunto: ¿usted me va a decir que estos muchachos de la nueva política son tan responsables como los que vienen del Pacto de Punto Fijo?

Si eso no es así, estamos ante un gran mal y uno pequeño. Entonces: ¿Qué le impide a usted escoger el mal menor y votar por el camino el 7-0? En un próximo gobierno habrá democracia y el propio movimiento de la Disidencia que usted impulsa tendrá muchas posibilidades de desarrollo. Espero su respuesta.”

Comienzo por decirle que en esta creciente polarización no hay una política nueva. Aquí la casi totalidad de la política tiene una misma raíz: el puntofijismo, por no decir que éste representa a su vez los mismos contenidos de la política que se gesta a la hora de la muerte de Gómez o del trienio adeco 45-48.

Es la política que porta un cascarón con una supuesta democracia que aún no conocemos.

Tenemos entonces el registro de un permanente fracaso, una gran frustración. Al colectivo se le lleva a festejar una democracia y libertad que sólo existe en lo declarativo. Y se le vende el grito y la consigna a través de unos medios de comunicación que sustituyen todo contenido político-ideologico-doctrinario, por la simple y productiva manipulación.

De modo que no resulta fácil admitir que estamos en presencia de un escenario que vislumbra un cambio de este régimen de 14 años que considera perdidos, sin advertir que este tiempo registra la continuación del mismo mal. Otro gobierno de la renta petrolera, pero ahora con los ingresos más altos en su historia.

Y con esta alta renta los llamados políticos emergentes y supuestamente revolucionarios y bolivarianos ponen a andar un proyecto que rompe con todo el pasado para completar, al fin, la Independencia Nacional.

Sin embargo, los contenidos “participativos” de este régimen son los mismos “representativos” que definen y determinan la llamada IV República.

Una nueva realidad será el producto de la aplicación de una política, basada en una concepción no positivista de la historia que nos ha regido hasta hoy y de un claro deslinde con quienes han representado el dominio-poder.

A lo largo de estos 14 años ha prevalecido una política entendida y realizada como guerra, agresión-violencia permanente, resguardada en el marco de una supuesta democracia, cuyos actores se han limitado a convalidar y legitimar el régimen que actúa en función de su liquidación.

Y a estas alturas la situación es alarmante. Porque las oposiciones pudieran haber caído en cuenta de que están a punto de ser liquidadas definitivamente por el “huracán revolucionario” con la sola aplicación de la maquinaria electoral de fraude-trampa, que ellos mismos ayudaron a construir.

Este es entonces un momento crucial o de grandes decisiones. Para el Comando Tricolor queda claro que esta es su única oportunidad. No tiene mañana. Su derrota significa el establecimiento perfectamente legalizado de la llamada revolución.

Una buena parte de los grandes intereses económicos y mediáticos parece haber llegado a la conclusión de que “ahora o nunca” y no ha faltado, en consecuencia, quienes se inclinen al triunfo “como sea” o “por las buenas o por las malas”.

Ahora, del lado contrario se tiene establecido un proceder: esta revolución es pacífica pero armada. Es un régimen que dirá aplicar la violencia del Estado para defenderse.

Y el mismo 7-0 pudiéramos ver al golpista presidente defendiendo, al frente de su aparato de violencia plenamente legalizado, los resultados CNE que le declaran candidato vencedor.

En la acera de enfrente podría estar el candidato MUD-Tricolor denunciando un supuesto fraude-trampa que amenaza con quitarle el triunfo y el ‘cobro’.

Y si hay dos triunfadores ¿Quién declinará? ¿Resolverá la violencia?

Se ve ahora con mayor claridad lo que es la vieja política en sus dos expresiones, pero con un objetivo común: mantener entre ellos la lucha por el mando-poder, aunque ahora el chavismo amenace con convertirse en fuerza exclusiva, algo difícil de lograr dado que en el seno de su propio movimiento hay ya una multiplicidad de intereses cada vez más irreconciliables.

Pero ante este cuadro que apunta directamente hacia la violencia, los Disidentes proponemos una ruptura con los poderes establecidos. Y para ellos convocamos a los movimientos verdaderamente democráticos a empujar las fuerzas hacia la construcción de una política que se aleje de las prácticas violentas y destructoras.

Por ello, lejos de aceptar su invitación para formar parte del coro en pro de un mal menor, nos decidimos por contribuir a impulsar una política disidente que, al menos, deje huellas que puedan ser rescatadas por los actores de una nueva y trascendente política.

Mientras persista esta realidad que junta al atraso que hasta se disfraza con calificaciones diferentes, como revolución y progreso, dirigida siempre a mantener la permanencia de la vieja historia, estaremos obligados al mismo señalamiento: Que historia amigos! T:@ablancomunoz /

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba