Opinión Nacional

Sicad II, la verdad que el régimen quería ocultar

Esto significa que el régimen, a través del Sistema Complementario de Administración de Divisas, devaluó la moneda venezolana un 80% al pasar a este nuevo valor los ítems mencionados que hasta entonces se transaban a 6,30 bolívares por dólar. Sólo la importación de alimentos, medicamentos, repuestos, remesas estudiantiles, pensiones y asuntos diplomáticos, permanecieron a esta última tasa. El 18 de marzo de 2014, dos meses después de la devaluación del bolívar, el gobierno bolivariano anunció un aumento de 20% en el precio de alimentos clave como carne de res, carne de pollo, leche y quesos; este aumento a pesar de la Ley de Costos y Precios Justos, de muy reciente aplicación.

Por si todo esto fuera poco, días después, el 24 de marzo entra en vigencia el Sicad II, con un mecanismo de subasta que coloca al dólar en un precio promedio de 51 bolívares por dólar: una devaluación de 723% con respecto a la tasa de cambio de Cadivi de 6,30 Bs. F/US$. Para la tasa de cambio vigente de Sicad I implica una devaluación de 380%. De lo que se trata es que en dos meses el régimen ha quedado desnudo en sus pretensiones de ocultar el dólar paralelo, cuya mención era legalmente prohibida y al que se le culpaban de todos los males de la economía al ser manipulado por la oligarquía burguesa golpista.

Pero mucho más que eso, el reconocimiento de que la economía real se movía a un nivel muy superior al de los controles del BCV, en un rotundo desmentido a todas las declaraciones oficiales acerca de que las finanzas públicas y el movimiento económico gozaba de buena salud.

Las sucesivas devaluaciones y los aumentos que se han promovido son la prueba palmaria de que el régimen se desmorona. No es que la caída en picada de la economía la alertaran los organismos internacionales, Fedecámaras o casi todos los economistas reputados del país, es que los buhoneros, más que ningún otro sector, la venían comprobando sistemáticamente, debido a que ellos tenían la libertad de marcar los precios reales de la economía: así un paquete de harina pan, un litro de Mazeite o un paquete de papel higiénico, se podían adquirir en Petare a tres o cuatro veces su valor regulado; pero mientras en los supermercados privados y oficiales no se conseguían estos productos, los amigos del mercado informal los vendían en cantidades suficientes. Esto nos revela diáfanamente lo que ya sabíamos acerca de la perversión de los controles y el mercado negro que ello genera.

Ramírez el nuevo cerebro económico del gobierno, decía hace muy poco: “el mercado paralelo, es el elemento más agresivo que atenta contra la economía y presiona la inflación y el desabastecimiento. Le quita todo el sentido a los costos justos y distorsiona nuestra economía. De manera que arreciaremos la lucha contra él”. Como vemos lo que se negaba con odio ayer, hoy se reconoce cínicamente y se tiene el tupé de afirmar que “Con el Sicad se logró bajar el dólar paralelo”. Si la economía se va a manejar a este nuevo valor, hay que defenestrar a toda la cúpula que manejó la economía del país en estos últimos 11 años. Por cierto, si el régimen cree que puede distraer al pueblo del sunami inflacionario que le viene encima, se equivoca rotundamente.

 

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba