Opinión Nacional

Sida, ¿qué hay detrás de los titulares?

Washington (AIPE)- En Libia, el gobierno de Muammar al-Gaddafi condenó a muerte a cinco enfermeras búlgaras y un médico palestino por “infectar deliberadamente” a cinco niños de sida en un hospital de Bengazi. La prensa informó que las confesiones fueron obtenidas por los guardias de la prisión con tortura y abuso sexual de las enfermeras, en un país con un sistema judicial corrompido.

Pero parte importante de la noticia es que pacientes alrededor del mundo en desarrollo están siendo infectados de sida no a través de relaciones sexuales sino por malas prácticas de higiene hospitalaria, mientras la ONU, las agencia gubernamentales y los medios enfocan solamente la transmisión por relaciones sexuales.

Cuando en Libia hace ocho años se descubrió que 426 niños habían sigo contagiados de sida (de los cuales 53 han muerto), una revista local reportó que se debía a mala higiene hospitalaria y, luego, expertos de la Universidad de Oxford demostraron que el sida y la hepatitis C sufrida por los niños prevalecía antes de la llegada de las enfermeras búlgaras.

La tragedia de Libia ocurre con frecuencia en hospitales que rutinariamente sufren de lo que eufemísticamente se denomina como “falta de capacidad” y donde rutinariamente se vuelve a utilizar en transfusiones sangre no debidamente examinada.

En los países en desarrollo se ponen inyecciones y se hacen transfusiones mucho más frecuentemente de lo que acostumbra la práctica médica occidental. La Organización Mundial de la Salud estima que 10% de las infecciones de sida son causadas por prácticas de los hospitales. En realidad, la cifra parece ser bastante más alta, especialmente en los países más pobres.

La BBC reportó: “algunos investigadores creen que hasta 40% de los casos de sida en africanos adultos están relacionados con inyecciones”.

Mark Dybul, coordinador de U.S. Global AIDS, explica que la transmisión sexual de sida parece estabilizarse al sur del Sahara, gracias a los programas educacionales. Sin embargo, considera que “el nuevo reto es impedir la infección en las transfusiones de sangre, lo cual es difícil en países pobres”.

Por lo tanto, la cuestión no es si el sida es transmitido solamente por relaciones sexuales. Sabemos que no es así. Lo difícil es lograr que las naciones admitan que la falta de higiene en sus hospitales y prácticas médicas anticuadas suelen ser causas de la enfermedad.

La manera de avanzar es diciendo la verdad. Un médico con quien hablamos y que trabaja en la India, pero prefiere que no divulguemos su nombre, nos contó el caso de un niño con severa anemia por malaria, quien estaba a punto de morir si no recibía una transfusión. El médico no tenía acceso a un laboratorio para comprobar que la sangre para la transfusión era limpia. Sus otras opciones eran hacer una transfusión directa de un familiar o comprar sangre fuera del hospital. El médico nos dijo que “tenía la opción de dejar morir al niño al día siguiente o asumir el riesgo que muriera eventualmente de sida”. Lamentablemente, esa realidad suele estar escondida porque los médicos temen perder sus cargos si hablan de lo que sucede en los hospitales.

La perversidad de Gaddafi en pasarle la culpa a un grupo de extranjeros ha causado sensación y esperamos que no los fusilen. Pero ese caso ha hecho que se discutan abiertamente las distintas formas en las que se contagia el sida, ya que las buenas intenciones no es suficiente para luchar contra esa enfermedad.

Recomendamos reemplazar los métodos actualmente utilizados con jeringuillas que se usan una sola vez y asegurar que la sangre utilizada en las transfusiones no esté contaminada. Es inadmisible que en el siglo XXI los hospitales de países pobres sigan siendo medios de transmisión de tan espantosa enfermedad.

___* Bate es académico del American Enterprise Institute y Mooney investigadora médica de Africa Fighting Malaria.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba