Opinión Nacional

Sin Dios y sin religión

Antes de abordar el tema es conveniente aclarar quién es Dios y qué viene siendo religion. Dios es el primer motor que mueve la gran maquinaria que es el universo y toda su creación. Es el arquitecto por excelencia. A esta conclusión llegaron los antiguos filósofos griegos (siglo 400 a.C) para explicarle al mundo que la perfecta manera como está organizado el universo no pudo ser producto de la casualidad, sino de la inteligencia de un ser omnisciente. Y, la religión, es la manera individual o colectiva como los seres racionales beneficiarios de esta magna creación, se las arreglan para mantenerse en sintonía con ese ser omnipotente que les dio la existencia. Debo apuntar que la creencia en Dios no nace con el concepto elaborado por los filósofos, sino que los pensadores en un esfuerzo por explicar el origen del cosmo, racionalizaron la idea y nos la dieron a ingerir en una cápsula. De acuerdo a este postulado, Dios sigue siendo el Alfa y la Omega; el principio y el fin. No hay nadie antes ni después de El. Y, aunque usted no lo crea, la incredulidad de unos cuantos no altera esa verdad absoluta.

Todo ser humano por naturaleza incluyendo a los propios ateos, perciben la existencia de ese Ser omnipresente indistintamente de cómo lo conciban. Quien no admite la existencia de Dios, es seguro que tampoco se identifique con alguna religión. Quien carece de estos dos importantes valores (Dios y religión), especialmente del primero, entonces pudiera estar pensando que él mismo es un dios que no tiene por qué rendirle obediencia a nadie, sino que por el contrario, espera que los demás le rindan culto a su persona. De esta idea se deriva lo que popularmente se denomina el “culto a la personalidad” de un lider religioso o político, ya que la necesidad psicosocial de querer hacer religión sin conocer primero a Dios, se presta para manipular la voluntad de los “sin dioses” más débiles. Hasta las personas que creen en otros dioses “ajenos”, entienden que el mundo está regido por sus divinidades y por lo tanto ellos asumen que están en una escala inferior a sus dioses que les hace iguales a los demás mortales y, por consiguiente, respetuosos de lo desconocido, y tolerantes a las ideologías ajenas.

En la viña del Señor también los hay quienes dicen creer en Dios y tienen una religión, pero se han fanatizado o cegado de tal manera con sus creencias particulares sobre el creador que han perdido la capacidad de raciocinio y se exponen a perder sus facultades mentales. Estos son los que andan por el mundo atropellando verbalmente a todo el que no piensa como ellos y que no practica su misma religión. Por otro lado, la persona que dice no creer en Dios, no es que no lo perciba a través de su magna creación, sino que no lo manifiesta por diferentes razones. Quizás arrastra un mal recuerdo de alguna experiencia directa o indirecta con algún religioso que haya maltratado sus más nobles sentimientos. Bien decía Mahatma Gandhi: “Yo si creo en cristo, pero no así en los cristianos…”. Esos falsos apóstoles son en cierta medida responsables de que por el mundo anden personas sin Dios y sin religión. Los apóstatas no se conforman solo con atropellar a los demás, sino que también matan las esperanzas de los inocentes, por lo que son llamados “homicidas de sus hermanos”.

No se precisa tener una religión oficial para abrazar o sustentar la creencia en Dios. Lo primero es creer en Dios, ya que hacer religión es el acto de adoración a Dios, por lo que la religión es consecuencia de lo primero. De allí que se pueda ser un fervoroso creyente en Dios sin que haya que identificarse necesariamente con alguna organización religiosa. Entonces, es menos importante andar por la vida sin una religión determinada, que sin creer en Dios. Dios está en medio de nosotros tan cerca como el aire que respiramos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba