Opinión Nacional

Sobre bases sanas…

Frente a las injusticias y atrocidades que siguen sucediendo a nuestro alrededor, la moderación es humanamente casi imposible. Pero en estos momentos se hace absolutamente indispensable un esfuerzo sobrehumano, pues es necesario recobrar la cordura para impedir que, en medio de la tensión, se profundice la injusticia y el terror siga ganando terreno.

No deberíamos permitir, por ejemplo, que se sigan confundiendo las terribles arbitrariedades y atropellos que se perpetraron durante “el golpe” del 11 de abril con las intenciones que animaron a la gran manifestación cívica con la que se iniciaron esos eventos. Pero, desgraciadamente, ese pareciera ser ya un presupuesto de la discusión nacional. Y debería ser igualmente inaceptable que se confundan las terribles arbitrariedades y atropellos que ha cometido —y sigue cometiendo— “el régimen chavista”, con las intenciones que animan a la conciencia de la necesidad de justicia social de aquel sector mayoritario de la sociedad que eligió a Hugo Chávez y de aquellos representantes del MVR que se esfuerzan por ser imparciales. Me parece que hay que decirlo a viva voz en este clima enrarecido que pareciera dar cobijo solo a un diálogo de sordos generalizado: Es absolutamente inaceptable que se sigan confundiendo estos hechos, pue la única consecuencia de tal confusión es la exacerbación de la alarmante y creciente polarización que existe en el país y que afecta el juicio incluso de quienes deberían dar el ejemplo y unirse para salvar al país de esta desgracia.

Es igualmente indispensable, aunque quizás incluso más difícil, que reconozcamos que ninguno de nosotros es ni ha sido ajeno a lo que está sucediendo en el país. Es dificil incluso escucharlo, pero es necesario aceptar que todos y cada uno de nosotros tenemos responsabilidad y que por ello debemos hacernos conscientes de nuestras propias oscuridades en un solo esfuerzo de integración, pues ellas son las que nos han llevado colectivamente a este lugar. Y la posibilidad de superar el abismo al que hemos llegado depende de nuestra absoluta honestidad en esta reflexión. Sólo de esa manera será posible sentar bases sanas sobre las cuales disipar la oscuridad que en estos momentos nos embarga a todos.

La batalla que se está librando entre nosotros en estos momentos no es una batalla de ideologías o proyectos de país. No nos engañemos ni dejemos que nos engañe nadie. De lo que se trata esta crisis es de algo mucho más profundo y más grave. Nuestras ansias de justicia y todos los intentos de rectificación serán enteramente insuficientes si no logramos antes que nada establecer las condiciones necesarias para que esas ansias y esos intentos encuentren otra vez un lugar posible donde alcancen un eco general. Y es aquí que, a todas luces, estamos rápidamente perdiendo terreno.

Aunque sea humanamente casi imposible cesar el fuego cuando los demás siguen disparando, cuando las injusticias persisten, cuando las mentiras parecieran multiplicarse haciéndose legión, es necesario, es absolutamente necesario, hacerlo. Aprendamos la lección del Medio Oriente —otro frente donde la Humanidad está librando la misma batalla: el diálogo para la paz se hace imposible cuando nadie está dispuesto a cesar el fuego. Pues en el ensordecedor ruido de la confrontación, es imposible escucharnos unos a otros, y el llamado a los valores humanos se pierde detrás del clamor sordo de sectarismos y burdas identificaciones políticas que impiden la reintegración, y anulan aquel sentido que tenemos todos, sin excepción y por encima de nuestras creencias o convicciones políticas, de la justicia. Si no encontramos la forma de contener a las fuerzas de destrucción que han irrumpido entre nosotros, ellas arrasarán como un aluvión y nos encerrarán indefectiblemente en la más profunda noche.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba