Opinión Nacional

Sobre los habladores de paja

“Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz”. – Leonardo Da Vinci

Para el filósofo griego Epicuro [.1] “la manía de hablar siempre y sobre toda clase de asuntos es una prueba de ignorancia y de mala educación, y uno de los grandes azotes del trato humano”. Esto es puesto en evidencia 24 siglos más tarde por uno de los más retrógrados dirigentes que haya tenido occidente. En efecto, Adolf Hitler planteaba que “si quieres la simpatía de la multitud, debes, entonces, decirle las cosas más estúpidas”. El cinismo de Hitler, en el transcurso de la historia contemporánea, ha querido ser emulado por derechistas e izquierdistas que ocupan el poder o quieren ocuparlo a como de lugar como el milico Ollanta Humala del Perú. Por eso, siempre hemos dicho que lo más parecido a un sistema fascista, a un pensamiento fascista de derecha, es uno de izquierda. Y, ¿saben por qué? – Lisa y llanamente porque ambos comparten la idea del pensamiento único. Todos deben pensar igual al Jefe (Führer) en caso contrario son traidores.

Shakespeare, planteaba con respecto a los habladores de paja que “los hombres de pocas palabras son los mejores”, porque no envenenaban a las multitudes ociosas y dañinas como las langostas de las cuales Sócrates[.2] que “la multitud, cuando ejerce la autoridad, es más cruel aún que los tiranos”, y en esto, obviamente, tenía toda la razón pues cuando los pueblos se cansan de las tiranías, arremeten como las langostas arrasándolo todo.

Víctor Hugo, el más importante escritor romántico francés del siglo XIX, quien además fue un gran político, decía “no hay ejército que pueda detener la fuerza de una idea cuando llega su tiempo” y la razón es simple porque “los hechos no dejarán de existir porque se les ignore”, decía Aldous Huxley.

Por otra parte, a quienes profesan las “guerras santas”, el enemiguismo, la persecución de quienes no piensan del mismo modo que uno, a quienes se llenan de dogmatismo, habría que recordarles que Mahoma decía que “la tinta del intelectual es más santa que la sangre de los mártires” ; sin embargo, contradictoriamente, hoy se persigue a escritores árabes, hindúes, parsis, por escribir en contra del dogmatismo mahometano y, lo peor de todo, es que hay occidentales, que para los dogmáticos del Islam son infieles, que aprueban esas prácticas totalitarias de algunos Estados mahometanos.

El filósofo y enciclopedista francés Voltaire, no tenía mucho cariño por los militares. Simón Rodríguez, se le pareció en eso. Voltaire decía que “no había que tratar nunca de imponer la autoridad donde solo se trata de la razón” y que “una de las mayores desgracias de las gentes armadas (ejércitos), es que son cobardes”.
Nicolás Maquiavelo[.3], quien también era alérgico a los habladores, decía que “Más pertinente para nuestro interés es lo que hemos de hacer que lo que hemos de decir, fácil será después de tomada una resolución acomodar la palabra a los hechos” ; esto fue refrendado por Montesquieu[.4], un siglo después que el florentino. El francés dijo que “no se debía hablar de las cosas hasta después que están hechas”.
Finalmente, y lo practicó, Napoleón Bonaparte dijo que “un soberano que se sienta sobre un trono de bayonetas, termina pinchándose el culo”.
Todo lo anterior viene a que todos los días escuchamos a cantidades increíbles de habladores y parlanchines de la política. Unos ofrecen el mundo ideal del socialismo y otros no ofrecen nada pero critican a los que ofrecen lo imposible.

En otras palabras, es mejor ir a los hechos y, como decía Cantinflas, “a lo hecho pecho” y no lamentarse como Jeremías o María Magdalena pues el cielo no es para los llorones…

[.1] 341 adC – Ática, 270 adC – La filosofía de Epicuro puede ser claramente dividida en tres partes, la Canónica, que se ocupa de los criterios por los cuales llegamos a distinguir lo verdadero de lo falso, la Física, el estudio de la naturaleza, y la Ética, que supone la culminación del sistema y a la cual se subordinan las dos primeras partes.

[.2] Filósofo griego – (470 adC – 399 adC)

[.3] Nacio en Florencia, Italia. Su obra vigente hasta hoy es “El Príncipe” S. XVI

[.4] Filósofo francés que propuso la división de Poderes

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba