Opinión Nacional

Socialismo estatista del siglo XXI

Un afán persistente y un denuedo incomprensible caracteriza a la nomenclatura tecno-burocrática chavista devenida nueva clase parasitaria del rentismo petrolero venezolano del siglo XXI: por doquier observamos a la nueva aristocracia bolivariana haciendo vanos esfuerzos “teóricos” para justificar lo injustificable; a saber, que la propiedad social, tal socorrida por la autodenominada “vanguardia revolucionaria bolivariana” de la revolución, es sinónimo de propiedad estatal. Al trasluz de las modernas teorías sociológicas y políticas que se han ocupado del estudio e interpretación de las novísimas formas y modalidades que ha adoptado el Estado Moderno, en tanto que síntesis suprema de la categoría hegeliana encarnada en lo que conocemos como sociedad política, no existe una dicotomía más antagónicamente “irreconciliable” que la expresada en la dupla propiedad social vs propiedad estatal.

En la primera década del siglo XXI, Venezuela es el lugar privilegiado donde se realiza plenamente la terrible distopía asocial que la intelectualidad ácrata, libertaria y antiautoritaria hemos bautizado con el espeluznante adjetivo de estatocracia obsidional. Cuando la casta burocrática que rige los hilos del Gran Moloch chavista bolivariano del siglo XXI se asume autocráticamente como adalid portaestandarte de la emancipación social e iza las banderas “seudoizquierdistas” de la socialización compulsiva de la propiedad en nombre de un ideario indigesto e incomprensible para las mayorías nacionales no hace algo distinto a secuestrar los enunciados teóricos y políticos de la verdadera y genuina tradición socialista decimonónica europea aprehendida y asimilada por las vanguardias culturales e intelectuales de “la Europa segunda”, en el decir de José Manuel Briceño Guerrero.

Obviamente, estatización y socialización son dos términos que designan realidades antitéticas y ambas se excluyen recíprocamente, pues una es negación de la otra y viceversa. Por tanto, no hay que realizar esfuerzo intelectual alguno para advertir que las erradas políticas de confiscación estatalistas que adelanta el socialismo autoritario del Teniente Coronel (r) reproducen fielmente la lógica militarista de las peores dictaduras fascistas que se enseñorearon durante casi dos décadas en el cono sur de nuestro continente. Las bambalinas falsamente doctrinarias que arguye, por ejemplo, el exprofesor Aristóbulo Istúriz para justificar la esperpéntica pamplina teórica del “Estado Docente” es, -mutatis mutandis- la misma argucia del “Estado socialista petrolero” rentista, paternalista, populista, demagogo y militar. Sería bien interesante ver a una “Escuadra Revolucionaria de Lectura” leyendo en voz alta Los manuscritos económicos-filosóficos de 1848 de Karl Marx, o Los Grundisses o, para no ir tan lejos la Contribución a la crítica del Programa de Gotha. No obstante, mucho me temo que el mismísimo Gran Hablador no ha pasado del primer párrafo del Preámbulo de las Obras antes citadas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba