Opinión Nacional

¿Socialistas o sociolistos?

Hablar de socialismo es lo más fácil para un demagogo. De ahí que la canción infantil pueda entonarse como “un demagogo se balanceaba sobre la tela de una araña; dos demagogos se balanceaban sobre la tela de una araña…”
¿Qué es socialismo? ¿Con qué se come, como decía el prócer del chavismo Miquilena?
Uno, como estudioso de la cosa política, puede remitirse a Owen, al mismo Simón Rodríguez y a los frailes alemanes que propiciaban el socialismo o pre socialismo “naive” o socialismo utópico; pero también a Marx y Engels, Lenin y Stalin, Mao y Pol Pot, propiciadores del socialismo real, que sí lo era pues nunca hubo nada más parecido a la realidad fascista: persecuciones, muerte, torturas, destierros, listas negras (como las de Tascón), etc..

Pero, ¡qué pasa con relación a la propiedad de los medios de producción? – ¿Cómo se distribuyen? – ¿quiénes y para quienes se trabaja? – Y, obviamente, debemos hacernos muchas preguntas más; como, por ejemplo, ¿cuáles son los valores éticos del socialismo?
La teoría clásica nos dice que en el socialismo los medios de producción pertenecen a los trabajadores (no dice a los obreros; es decir, no es obrerista como los comunistas quisieron hacerlo ver durante muchos años. ¿Los medios de producción se distribuyen democráticamente entre los trabajadores de acuerdo a sus capacidades y aptitudes y se les remunera de acuerdo a su rendimiento. Esto quiere decir que en un sistema socialista no son todos iguales; hay unos más iguales que los otros. No vamos a premiar, por ejemplo, al flojo, al omiso y al ignorante con el mismo salario que al honesto, al trabajadores, al creador. Obviamente, los esfuerzos son premiados en forma diferente. Por lo tanto, con el socialismo no desaparecen las clases como muchos lo quisieron hacer creer. Lo que sucede es que allí se democratizan las clases y trabajan mancomunadamente en una suerte de contrato social.

Por otro lado, no puede haber, ni puede existir el socialismo sin un apego total a los valores de la democracia representativa y participativa, aunque es odioso colocarle un apellido a la democracia que no es otra cosa que el gobierno de las mayorías con total respeto a la minorías.

Cuando hablamos de cogestión, por ejemplo, de una empresa pública y privada, estamos hablando de la participación en la dirección empresarial; más, eso no significa que allí exista socialismo pues el medio de producción sigue perteneciendo a sus accionistas. En el caso de una cooperativa, si podemos hacerlo; sí es socialista pues ella pertenece por igual a todos; sin embargo, allí habrá diferentes responsabilidades, diferentes salarios y solo habrá igualdad en a repartición de los beneficios.

El día en que tengamos lo medios de producción en manos de los trabajadores (profesionales, técnicos, empleados y obreros), y que exista una verdadera democracia, lo cual significaría el fin de las fuerzas armadas, pues en socialismo no se requieren, y un apego total a los valores culturales-educacionales y productivos, ese día, podremos declararnos socialistas. Lo demás es heno…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba