Opinión Nacional

¿Sólo Chávez es culpable?

Con un cretinismo sin parangón y que nos asombra, los ‘anti…’ y los medios (TV), pretenden hacernos creer a los venezolanos que Chávez es la causa única de los problemas del país: Ch = Crisis. ¡Contarnos es la salida! ¡Chávez es el único que sobra en Venezuela!
¡Desapareciendo Chávez todo cambiaría por obra de magia! Por eso: ¡Que se vaya! … ¡Fuera! … ¡Ni un paso atrás!

Sí, ¡un paso adelante! ¿Con quién? ¿Y con cuál propuesta saldremos adelante?

Este mensaje (Ch = C), además de falso es estupidizante y perverso. De absoluta falsedad y maldad por anticientífico y antiético-político. Tal simplismo –comprensible entre cavernícolas- es insano y/o malsano. Empero, los venezolanos somos homo sapiens.

Chávez hizo creer, y se lo creyó, que con su ‘voluntarismo mesiánico’, podía solucionar todos los problemas de Venezuela. Los antichavistas, su antítesis, quieren hacernos creer, que con la simple salida de Chávez, se solucionarán mecánicamente todos nuestros grandes problemas.

¡Terribles estulticias! ¡ Ah, pecado!, como dicen los tachirenses.

Los jugadores de futbolito, con más inteligencia, han entendido muy bien, en un claro ejemplo de racionalidad y tolerancia de nuestro pueblo, que el problema no es únicamente Chávez y que trasciende a lo individual.

Si en algo coinciden ‘chavistas’ y ‘antichavistas’, es en ese elemental y pobre ‘reduccionismo maniqueo’ que tanto daño nos ha hecho y nos hará, si no asumimos a conciencia y responsablemente nuestros problemas.

Esta consigna o slogan (Ch=C) nos conduce a una suerte de ‘primitivismo animista’: La causa de todos los fenómenos es un ‘alma’ (léase Chávez) que en cada cosa y caso produce un efecto. La mencionada consigna es una explicación anticientífica de la verdadera causa de nuestros males.

El ‘antichavismo’ nos mantiene en el mismo irracional círculo vicioso del ‘chavismo’. Afirmar que Ch = C , es el mismo ‘ilusionismo’, engaño y mentira representados por el ‘maná petrolero’, el ‘Kino’, los ‘Hassan II’, ‘Hermes’, ‘Adriana Azis’, ‘Iván Quintero’, ‘Walter Mercado’ y tantos otros videntes y charlatanes que a diario nos muestran y venden la TV y la radio.

¡Es el mismo opio!

Las elecciones, si no las concebimos dentro de un proyecto de país que supere las injusticias que nos aquejan, son una ilusión y per se no constituyen la salida.

Chávez y Boves, surgieron (y surgirán otros), si no establecemos y asumimos las causas de nuestras ‘lacras estructurales’ económico-sociales-culturales y políticas. ¡Fue la crisis la que originó tanto a Boves como a Chávez!

Estas ‘lacras’ del pasado han continuado y van a continuar después de Chávez, si no asumimos un honesto protagonismo político-racional y ético, frente a las verdaderas causas de nuestra crisis como pueblo. En este aspecto, las universidades y los educadores tienen un rol fundamental en la transformación del país.

Esas ‘lacras’ están en las mismas caras de los ‘anti…’ que ‘vemos’ en la televisión y en las que ‘no vemos’. Las mismas que originaron a Boves, Chávez, CAP, Lusinchi-Ibáñez, etcétera. ¡No sólo Chávez fracasó!
Esa ‘lacra’ es producto también de esa TV que día a día, antes y después de Chávez ha pervertido a nuestros niños y jóvenes con violencia, comercio sexual, pornografía barata, facilismo de iluminados, brujos, numerólogos y loterías, charlatanes.

Esas ‘lacras’ que originaron a Chávez son el ‘chavismo de ayer, hoy y mañana’: Son la injusticia social, la horrible marginalidad, la indolencia con nuestra niñez y juventud, la corrupción y perversión políticas. Las mismas que obligaron a los jóvenes en la década de los sesenta a subir a la montaña a morir. Las que nos impulsaron, pese a nuestra privilegiada posición económica, a luchar desde nuestra juventud liceísta y universitaria y durante toda nuestra vida académica por una Venezuela en la cual todos quepamos, porque todos cabemos; y que nos motivaron a integrarnos y luchar, incluso en el MBR-200, con la esperanza de romper ese círculo vicioso.

Mucha de esa gente y de los medios que hoy mienten y dicen que la única causa de nuestros males es Chávez, hizo muy poco por evitar la perversión política de ayer, origen del ‘chavismo’.

Por eso, el problema no es Chávez solamente y es una engañifa afirmarlo. También lo son los factores que lo originaron y quienes no hicieron nada para cambiar las condiciones materiales y morales que han generado el ‘chavismo’: La cara sucia de la “Marisela maltratada”

¿Es acaso que los medios y quienes acusan a Chávez no son responsables del envilecido y degradante puntofijismo? ¿Es que acaso quienes hoy aparecen en el ‘escenario-anti…’ están libres de pecado contra la patria? ¿Es sincera la condena de estos señores a los males del chavismo? ¿Existe en ellos un honesto propósito de enmienda? ¿Han pedido perdón a los venezolanos por ser los verdaderos padres de Chávez?

La enfermedad no desaparecerá con la muerte del enfermo. ¡No sólo Chávez es culpable!. ¡Contarnos no es únicamente la salida! ¿Desaparecerá la crisis luego de contarnos? No sólo es cuestión de ‘medirnos’. La cuestión es cualitativa no cualitativa.

Vemos cada día en la TV, muchos ‘feos puntofijistas’ y nos indigna su ‘caradurismo’. Es necesario excluirlos en la construcción de la nueva Venezuela. El pueblo no puede olvidar. ¡Prohibido olvidar! No sólo lo ‘feo’ del período de Chávez. Tenemos que recordar siempre la ‘era ex – ante Chávez’, sin olvidar la relación: causa-efecto.

Si de culpas se trata, muchos de los que acusan a Chávez de todos los entuertos, son responsables de éstos, tanto directa como indirectamente. También lo son los ‘indiferentes de ayer’. ¡Porque también se es culpable por omisión!

Por eso debemos decir con los argentinos: ¡Que se vayan todos! Sí, ¡todos!

De lo contrario, tendremos nuevos Chávez. La Venezuela post-chavista debe ser asumida por nuevos y limpios liderazgos. Por nuevos protagonistas que se ‘hagan pueblo’ y pueblo que asuma su protagonismo sin las aberraciones del chavismo y el antichavismo. Que hagan, como lo exigía El Libertador, “triunfar la justicia para que triunfe la libertad”. Es la Venezuela que debe surgir de la bella lección de respeto al otro que nos han dado ejemplarmente los jugadores de futbolito.

(*): Profesor Titular Emérito y Ex Director del Instituto de Filosofía del Derecho de la Universidad del Zulia

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar