Opinión Nacional

Solo con trampas, o la oposición es muy mala

Las dos únicas maneras que tienen los candidatos del gobierno de ganar las elecciones de este 23 de Noviembre, es que la sala de totalización del CNE les declaré triunfadores (fraude), o que la oposición electoralista resulte tan mala, que no logre canalizar a su favor el cansancio y el hastío que provoca en la mayoría de la población, las repetidas necedades del Presidente Chávez. No de otra forma se pudiera entender racionalmente, un triunfo electoral de esta mamarrachada que llaman Chavismo. Paralelamente, las expectativas del futuro inmediato tampoco son muy optimistas. A Venezuela le esperan situaciones muy duras, la política económica desarrollada por la “revolución bolivariana”, se ha caracterizado por una creciente fragilidad y precariedad administrativa para encarar las condiciones económicas derivadas de la caída de los ingresos petroleros, que se traducirá sin duda, en una desaceleración del crecimiento económico, situación esta, que afectará seriamente la gestión política de dadivas (misiones), que ha venido llevando adelante el régimen.

El discurso del Presidente sobre la crisis financiera mundial, no genera confianza alguna entre la población pensante del país, y es que el gobierno parece no comprehender las dificultades de lo que está ocurriendo en la economía global, y de esta manera, será muy difícil que pueda acertar en el tratamiento del problema. A lo anterior habría que agregar, que el gobierno no ha demostrado hasta ahora, contar con un mínimo nivel de organización financiera y con la calidad profesional requerida, para administrar los elevados costos económicos y sociales que se derivaran sin duda, de la baja de los precios petroleros. Dentro de esta realidad, el gobierno no podrá continuar subsidiando los precios de algunos alimentos, vía Pdval y/o mercal; por otra parte, si se insistiera en mantener los controles de precio y de tipo de cambio, el desabastecimiento sería la consecuencia inmediata. Ante esta realidad, y ante la seriedad de lo que se nos avecina, lastimosamente, el Presidente se refugia en la simplificación de los mitos de su “revolución” atribuyéndole las dificultades exclusivamente, al mundo capitalista desarrollado, lo cual no traduce otra cosa, que su ignorancia y pobreza mental del problema.

Ante los acontecimientos narrados, el Presidente ha aparecido últimamente crispado e incómodo en las distintas manifestaciones públicas de campaña en las que ha hecho presencia para apoyar a sus candidatos, e insistiendo en restar importancia a la baja de los precios del petróleo. Esta conducta en nuestra opinión, no evidencia otra cosa, de que el Presidente percibe, de que la gente tiene conciencia, de que su gobierno desperdició los tiempos de bonanza sin adoptar las medidas necesarias para fortalecer la economía del país. Ante esto, el Presidente continúa utilizando los eufemismos “revolucionarios” de siempre, que resultan ya intolerables para la mayoría de la población. Si la oposición electoralista no canaliza acertadamente esta irritación de la población cara a las elecciones del 23de Noviembre, significaría el fracaso más estruendoso de una oposición incoherente, que no ha podido en todo este tiempo, trazarse una estrategia política distinta a la pura política electoral, sin conseguir hasta ahora, definir un proyecto político alternativo al disparate del socialismo del siglo XXI, que contenga al mismo tiempo, una percepción social distinta al populismo de las misiones de Chávez, amén de no enfrentar con la energía necesaria, las trampas electorales del régimen, que encoleriza y fatigan al venezolano común.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba