Opinión Nacional

Sólo hay dos proyectos: Socialismo Centralista vs. Capitalismo Liberal

Entrevista a Néstor Suárez
Presidente de RUMBO PROPIO

Desde Maracaibo, capital del Estado Zulia (Occidente de Venezuela), dice Néstor Suárez que el problema de Venezuela no es el Gobierno socialcomunista de Chávez; es la oposición incapaz de liderar un fuerte movimiento de opinión de signo contrario que lo sustituya, bajo la bandera de la sociedad abierta y el libre mercado. Es el mismo problema de Cuba y los otros países latinoamericanos con Gobiernos socialcomunistas: la falta de oposición competente que los reemplace.

De los años ‘50 a los ‘80, en la URSS y los países comunistas de Europa, no eran sus Gobiernos el único problema, sino además la ambigua y vacilante oposición populista, con fuertes y ancestrales prejuicios contra las leyes de la economía y contra el capitalismo como sistema de valores y de vida social. La oposición existente fue incapaz de atender a las sentidas necesidades populares de bienestar y consumo -con seguridad y justicia-, e ingresos sólidos y estables con crecientes oportunidades de crear riqueza para todos. Y por consiguiente esa oposición fue incapaz de producir una oferta política atractiva. La solución al comunismo apareció en 1989, cuando emergió una oposición nueva, con las ideas de Mises y Hayek, y dispuesta no sólo a lamentarse y quejarse amarga y lastimeramente por tales o cuales atropellos -consecuencia del sistema-, sino a tomar decididamente la bandera del cambio de sistema, y no del mero gobernante de turno. En Venezuela no tenemos que esperar a que surja esa Nueva Oposición: ya existe, y es Rumbo Propio. Sólo hay que apoyarla.

¿Cómo está ahora el Zulia dentro de Venezuela?

Chávez se apresta a desaparecer al Zulia en el marco de la “Nueva Geometría del Poder”. Y la oposición sigue desorientada: no encuentra la salida. Carece de un programa coherente que sea oportuno y atractivo. Se agota en el “Chávez vete ya”, que significa “Quítate tú pa’ ponerme yo”; más nada. Por eso el grueso de la opinión no se identifica con el chavismo pero tampoco con el antichavismo. Y el juego está trancado. Así podríamos seguir por décadas como en Cuba.

Rumbo Propio es la única fuerza política que lo tiene todo -excepto dinero- para cambiar esa matriz de opinión: un completo Plan de Transición hacia el Sistema de Libre Mercado, le llamamos “La Salida”. Desde hace años estamos preparados para gobernar; no solos, sino con la muchísima gente que, pese a la propaganda contraria del marxismo, se identifica con el Libre Mercado, aunque alguna no conoce exactamente cómo es y cómo llegar, lo cual nosotros sí conocemos. Nosotros somos La Salida.

¿Cuál es esa Salida?

Es crear riqueza en abundancia, y bien repartida, a través de mercados libres, con ingresos sólidos y no devaluados, mediante un Programa de Gobierno Liberal: poner al Estado en su lugar, con desreglamentación; con privatizaciones populares en las empresas estatales, y en educación, medicina y previsión, con cupones para los más pobres. Esto es con la Carta de 3 Libertades y 11 Derechos.

¿La Salida para Venezuela? Una nueva Constitución Nacional, no socialista, que consagre las 3 Libertades y 11 Derechos para todos los venezolanos. Pero como no se puede -“por ahora”- en Venezuela entera, ¿La Salida para el Zulia, mientras tanto? La misma, pero en un Estatuto Autonómico, aprobado mediante un Plebiscito: una nueva Carta Constitucional de la región, con esas mismas Libertades y Derechos, para los zulianos. ¿La Salida para los otros Estados? Igual: un Estatuto en cada uno que lo desee, mediante Plebiscitos populares con veeduría internacional. Es el único modo de ir acabando con el socialismo. No hay otro.

¿Se imagina UD. cómo sería de aquí a 5 años, con el Zulia y otros Estados creando riqueza mediante sus Estatutos autonómicos, y el resto del país en el socialismo comunista? ¿Se imagina el tremendo desafío que seríamos para Chávez si UD. y otros zulianos y venezolanos de otros Estados -y del exterior- nos apoyasen con este proyecto para unirnos tras esta bandera, y nos ayudasen a levantarla bien alto?
¿Es cierto que “Chávez caerá solo” como dice la Oposición, supuestamente por sus propios errores e incompetencia?

Eso dice. Pero así la dirigencia opositora confiesa su ineficacia, su ineptitud e incapacidad de comunicar un mensaje atractivo para los 5 o 6 millones de “ni-ni”, los venezolanos “no alineados” abstencionistas (muchos ni están inscritos para votar). La pasividad por hastío de este inmenso sector que no quiere ni oír hablar de la usual politiquería es una de las dos causas principales de la permanencia de Chávez en el poder, siendo la segunda el apoyo de otros 6 o 7 millones que votan por él, en parte por las dádivas que reciben o esperan recibir, pero también en parte por el fuerte adoctrinamiento socialista no contrarrestado.

Es verdad que en los barrios pobres hay inconformidad y protestas, pero no las canalizan los partidos opositores (algunos a punto de desaparecer). ¿Quiénes las aprovechan? Las diversas facciones chavistas, unas contra otras, en sus fieras pujas internas. Y también la ultra-ultra-izquierda: Tupamaros, Carapaicas, FBL y otras ramas de los viejos troncos extremosos (los antiguos PCV, MIR, BR, Causa R, Tercer Camino, LS, y MBR-200), muy activas, aunque todavía ignoradas por los medios.

Como en los casos de los piqueteros argentinos y los Sin Tierra de Brasil, ni el descontento popular ni los “neo-ultras” que lo estimulan son amenazas para la izquierda oficialista. Al contrario, son pretextos y justificaciones para tomar medidas más “revolucionarias y antiburocráticas” cuando quieren, como en Venezuela la reforma a la Constitución, la reestatización de CANTV, o la recentralización del Estado.

¿Qué pasa con la oposición?

Sigue ciega. Parece ocupada sólo en conservar puestos. Cuestionando sólo a Chávez y al “socialismo autoritario”, pero no al socialismo como tal, con lo que ayuda a legitimar este sistema en el imaginario popular. Y centrada en asuntos cada vez más restringidos -RCTV, Ley Habilitante, Poder Judicial, el video de Ortega o la fuga de Lapi- temas que motivan e interesan a sus 3 o 4 millones de adictos, pero no a la gran masa de “no alineados” desconectados de la política, y que así quieren seguir.

Es muy precupante es el empeño del Gobierno en llegar hasta el final en la ruta al socialismo: el comunismo. Pero mucho más preocupante es la honda crisis de la actual oposición, y su empeño en seguir en el vacío ideológico, en la ruta a ninguna parte. Y los empresarios que la sostienen, y los periodistas, “analistas” y medios que le hacen coro, participando todos de los prejuicios antimercado heredados de sus (algunos ya muy lejanos) años universitarios.

El Gobierno al fin y al cabo no hace más que ser fiel a su naturaleza. Pero sin otra oposición no habrá otro Gobierno. Analistas de verdad como Michael Shifter en Foreign Affairs apuntan reiteradamente que “la oposición venezolana no tiene doctrina, estrategia ni mensaje”, y por eso no tiene audiencia ni resonancia. Por cierto, Shifter no es liberal; es un observador agudo e imparcial. Y no el único en señalar algo muy a la vista: la oposición venezolana fracasa porque no atrae, su “unidad” no tiene programa ni calendario. Y sólo reedita mecánicamente juntas coordinadoras, marchas y denuncias, y planifica sus próximas presentaciones comiciales; es decir, sus próximas derrotas electorales. Sin presentar su Plan de Gobierno, como si quisiera seguir toda la vida en la oposición, ni mostrar alternativas. Sin proyecto, sin ángel ni carisma. Sin fuerzas.

¿Y Rumbo Propio?

Somos perseguidos y atacados y se nos niega la ayuda porque nuestra sola propuesta ya resulta un desafío, el único serio, para Chávez. Pero también para la oposición actual, sin programa ni proyecto. Y porque de concretarse la autonomía regional en Venezuela, una parte del país mostraría a la otra y al mundo -una vez más- la diferencia entre capitalismo y socialismo, en la práctica. Nada menos.

No hay otra salida. Fiscalía, Contraloría y toda institución pública están secuestradas. Eso incluye al CNE. Así que no hay salida institucional; y no hay salida electoral. El año 2008 tendremos un Zulia rojo rojito completo, y toda Venezuela. (Político que vaya a elecciones no diga después que hubo trampa; por favor busque otra excusa.) Tampoco hay salida “de facto” porque esa es de “un solo disparo” (one shot only), que ya hicieron en Abril de 2002 y fallaron. Eso sí: tendremos muchas marchas, para mostrarlas el gobierno al exterior.

Del exterior esperan muchos la salida. Sin duda una caída en los precios petroleros o unas sanciones económicas implicarían menos dinero para el gobierno. Pero Chávez no se sostiene sólo por el dinero y el fraude. Ambos factores le ayudan hasta tanto termine de hacer su efecto el masivo lavado de cerebro que los volverá innecesarios como es el caso de Cuba. El gran error de la vieja oposición es subestimar el efecto del intenso trabajo de adoctrinamiento cotidiano -Misiones, educación y medios oficialistas, cubanos “médicos” y “alfabetizadores”, árabes del Centro Miranda, etc., etc.- y sus consecuencias en un país que cree que el socialismo puede ser bueno. Y sobreestimar los efectos de la presión internacional -no mucha, porque en el mundo ahora manda la izquierda- que le da pretexto a Chávez para apretarnos más las clavijas a todos. Así seguirá, hasta tanto se nos permita a Rumbo Propio insurgir como lo que somos: la Nueva Oposición.

¿Rumbo Propio es el relevo?

El 6 de diciembre de 2008 se cumplirá el décimo aniversario de las elecciones que llevaron a Chávez al poder. Toda una década chavista: la primera. Y en agosto de 2008 tendremos elecciones regionales y municipales. Y por lo que se ve, eso será más de lo mismo: otra vez la actual oposición va a ir a una elección sin condiciones. Y lo que es peor: sin mensaje. Y después va a decir que perdió por fraude, como hizo dos veces en 2004 (revocatorio y elecciones regionales) y una tercera en 2005 (legislativas). O no va a decir nada, como hizo en 2006 (elección presidencial).

Ahora viene un año de campaña, y la actual oposición va a hacer todo como si las próximas fuesen elecciones normales, bajo un gobierno normal. Y no bajo el comunismo, con el CNE y todas las instituciones secuestradas, y el pueblo sometido a una intensa campaña tipo cubana de intenso adoctrinamiento ideológico, apremio e intimidación. ¿Sabía UD. que en Cuba hay unas pantomimas de “elecciones” municipales cada dos años y medio, y cada cinco para “elegir” jefes provinciales y diputados nacionales? ¿Eso también lo vamos a permitir en Venezuela?
¿Salir de Chávez es imposible o es muy difícil?

Salir de Chávez es fácil: basta con una corriente de opinión y un partido firmemente decididos a favor del capitalismo liberal y las autonomías regionales. Hugo Chávez aguanta todo -y lo ha demostrado- menos ese desafío. Chávez no soportaría a Venezuela o una parte de ella manifestando en alta voz por el capitalismo de libre mercado y los plebiscitos autonómicos en las regiones.

Si en Rumbo Propio tuviéramos los recursos para una campaña de medios y calle a nivel nacional -o siquiera regional-, sería para Chávez un desafío insoportable, y el inicio de una cuenta regresiva muy corta en el tiempo. Pero si eso ocurriese, de inmediato la actual oposición -sin proyecto ni mensaje- sería desplazada. Se produciría así el necesario relevo en el campo de la oposición. Porque este proyecto, este mensaje, y un liderazgo nuevo y fresco, para la actual oposición sería un desafío tan grande que tampoco ella podría soportarlo; y su dirigencia lo sabe, y por eso nos tiene miedo.

Salir de Chávez es fácil. Lo difícil es salir de la actual oposición; pero sin embargo es una precondición indispensable. De otro modo lo que hay es un Zulia “rojo rojito” el año que viene, y chavismo para quién sabe cuantas décadas.

¿Son dos proyectos, el chavista y el de Rumbo Propio?

Por supuesto. ¿Qué es el Socialismo? En cada país y época siempre el socialismo se presenta como una “versión nueva y distinta”; pero es igual en todas partes y siempre: Pobreza para (casi) todos; y Poder Absoluto para el Estado. Eso es el socialismo. Empobrecernos para esclavizarnos. Para hacernos dependientes y adictos a las dádivas del Estado rico, sus todopoderosos jefes y funcionarios; y así someternos.

Ese es un proyecto. Está en marcha. En este proyecto, el Gobierno central nos ofrece su “Nueva Geometría del Poder” -el Cuarto Motor de la Revolución- en el marco de la reforma constitucional. ¿Qué es eso? Es reducción del número de Estados y Municipios, mediante la fusión de las actuales entidades federales y municipales; “para dominarte mejor”. Es la más férrea expresión del centralismo, componente esencial del socialismo en todo país y cualquier siglo. Y para los zulianos el proyecto es:

1) Gran Estado Urdaneta. Fusionado con el actual Estado Falcón, y bajo la jefatura de un Vicepresidente a cargo, al Zulia se le ofrece un futuro de “más de lo mismo”: incapacidad de cumplir con las funciones estatales propias -seguridad, justicia, obras públicas- con tremenda agresión a la iniciativa privada, y aplastamiento de las interacciones económicas entre particulares, con destrucción de las empresas y de la riqueza, para sojuzgar a todas las voluntades. Eso significa fuga de capitales, de talentos, de empresarios, de jóvenes. Éxodo de familias. Y las “Misiones” para doblegar a los que queden.

El futuro del Zulia se decide ya. ¿Tiene respuesta la actual oposición inepta, incompetente e inservible? ¿Tiene proyecto alternativo, mensaje o Plan de Acción? No tiene nada. Pero gracias a Dios hay otro proyecto alternativo: Rumbo Propio. Con su Estatuto Autonómico. E igual para todo Estado de Venezuela que lo decida mediante un Plebiscito.

¿Cuál es el otro proyecto?

2) Nuevo Zulia: Autonomía y Riqueza para los zulianos. Rumbo Propio para el Zulia. Un Gobierno regional autónomo como en España, con un Presidente y un Senado, pero sólo para las funciones estatales propias, para así cumplirlas con eficiencia, sin clientelismo populista, despilfarro ni corrupción.

Pagaremos menos impuestos, y ahorraremos para el futuro. Tendremos empresas privadas libres de las trabas burocráticas, reglamentaristas y controlistas, capitalizadas con las privatizaciones, y en abierta competencia para servir mejor a sus clientes. Y en crecimiento constante, vinculadas al mundo global, generando nuevos empleos y produciendo bienes y servicios abundantes y de buena calidad, que compraremos con ingresos de alto poder adquisitivo, sin inflación. Y con buenas escuelas, hospitales y entes previsionales privatizados, con cupones para los pobres, que serán menos pobres, y menos numerosos.

Con la capacidad de los zulianos para el trabajo, el capital y la producción, y nuestros recursos naturales, tendremos mucha riqueza para todos en unos pocos años.

Y lo mismo para todo Estado de Venezuela que quiera su Estatuto Autonómico y así lo decida democráticamente mediante un Plebiscito.

Esos son los dos únicos proyectos que tenemos por delante, expresa el Presidente de Rumbo Propio. No hay tercero. ¿Qué decidir …? De esta decisión depende la opción por uno u otro. Para el Nuevo Zulia se requiere el apoyo de mente, corazón y bolsillo. De todos los zulianos. Pero ya; ahora mismo. Mañana es tarde.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba