Opinión Nacional

Sólo unidad

Las elecciones legislativas del 26 de septiembre han resultado en una insigne victoria de la democracia y la libertad.  Ese resultado se debió, por una parte, al deterioro objetivo del régimen, y por la otra al admirable ejercicio de unidad, disciplina y desprendimiento de una oposición democrática conducida por partidos políticos regenerados.  Luego de la mayoría de 52 por ciento alcanzada en la votación popular global  por la MUD y el PPT sumados, el mundo entero sabe que en Venezuela ha ocurrido un cambio cualitativo. 

El mandatario reacciona en forma agresiva e irracional ante una nueva realidad que por los momentos se niega a reconocer.  Sin embargo, su entorno parece  estar asimilando la situación con mayor realismo y mayor sentido autocrítico y rectificador.  En contra de un núcleo de burócratas y “focas” inmovilistas, se yerguen dos corrientes chavistas críticas: la una inclinada al diálogo con la oposición política y el sector económico privado, y la otra de carácter utópico ultraizquierdista que exige “radicalizar el proceso revolucionario desde abajo”, combatiendo a la burocracia y el culto de la personalidad.

Para la exitosa oposición democrática, la lección fundamental aprendida en estos días es la importancia de mantener y consolidar una Unidad férrea hacia adentro pero abierta hacia fuera.   Internamente hay que seguir por la vía emprendida: un solo bloque sin fisuras, defensor del resultado electoral del 26-S, y decidido a avanzar con candidatura presidencial única y un programa común de gobierno alternativo.  Hacia afuera, las puertas deben estar abiertas para acoger a contingentes de buena fe disidentes del oficialismo, y así ampliar y universalizar cada vez más el movimiento.  

Todos los demócratas, tanto los ubicados a la izquierda del centro como los de centroderecha, tienen en común el apego firme a la libertad política, al pluralismo y al respeto por todos los derechos humanos. Después de 2012 como en la actualidad,  pueden seguir coincidiendo en propósitos y tareas de consenso, y sobre todo en la defensa de la libertad contra cualquier zarpazo totalitario.  Las naturales divergencias entre “polos” –socialdemócrata el uno y conservador el otro- podrán adquirir relevancia en una futura democracia ya consolidada, pero en la actual etapa histórica debemos enfatizar sólo lo que nos une.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba