Opinión Nacional

StartUps deshacen socialismo suramericano

«Una StartUp es una pequeña empresa formada por un grupo de emprendedores menores a 40 años que se encarga de ofrecer soluciones informáticas, desarrollar software-hardware o prestar servicios a través de Internet o redes sociales».

Más allá del milagro de las StartUps en Barcelona que ilusionan la economía catalana, el auge de las «techempresas» europeas que captan talentos de toda la región y alivian los índices de desempleo, o los nuevos proyectos que cambian la Web desde Silicon Valley, Nueva York o Londres; en Latinoamérica un nuevo esquema laboral modifica los parámetros de socialización de la juventud al presentar «fórmulas» para ganarse la vida a través de los dispositivos electrónicos o redes sociales.

Los latinoamericanos que ahora tienen entre 15 y 30 años cambian los valores inducidos por el «Socialismo Suramericano mega mediático» desde comienzos del año 2005 por la cultura del emprendimiento globalizado, tras comprender que ese socialismo utópico presentado por los líderes políticos no es más que una ilusión que no cumple las expectativas de una juventud que busca oportunidades para desarrollar proyectos productivos en vez de ideales demagógicos disfrazados de bonanza.

Pero lo más curioso es que el impacto de la revolución de los teléfonos inteligentes, redes sociales, tablets y motores de búsqueda abrió la mente del adolescente y adulto joven para mostrarle una realidad palpable de iniciativas globales que apostaron al desarrollo personal antes que la resurrección de fantasmas y guerras del pasado.

Precisamente esta juventud soñadora e irreverente le espeta a los ideólogos anticapitalistas de Suramérica –quienes catalogan las StartUps como la representación en la tierra del capitalismo norteamericano- que: «¿Qué más socialismo que una microempresa conformada por jóvenes que abre, genera, empleos para estudiantes o profesionales del sector, y además tiene una acción social o un compromiso con la comunidad al mejorar así sea un aspecto de su vida cotidiana?».

Aunque esa pregunta pueda sujetar amplio debate comunicacional, político, económico y hasta religiosos, desde el ámbito social hay que acotar que esa StartUp –o micro empresa tecnológica- representa un sujeto jurídico que paga impuestos, y en una sociedad normal son retribuidos a la ciudadanía en obras, ornamentación u otros factores comunales.

Hasta las universidades de Latinoamérica han tenido que modificar el pensum de sus carreras profesionales, y orientar la formación académica a la preparación de líderes emprendedores que triunfarán en Internet, en vez del típico formato del eterno empleado, o de la «Academia» que prepara líderes demagógicos poco capaces para resolver problemas en la vida real.

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar