Opinión Nacional

Submarinos y Misiles

No cabe duda de que el gobierno anda en desbocado trote armamentista. La adquisición de 100 mil fusiles Koláshnicov, para que cada venezolano tenga el suyo bien resguardado en casa hasta tanto al imperio intente invadirnos y enterarnos si sabremos o podremos utilizarlos; así como el haber dotado a la Fuerza Aérea de un lote de helicópteros y bombarderos, son pruebas fehacientes de la andadura belicista de los altos mandos quitarepublicanos, corroborada con la compra de 5 submarinos rusos y no se sabe cuántos misiles iraníes suficientes como para satisfacer con holgura necesaria, en caso de guerra, la capacidad de fuego que tiene tan sofisticado armamento.

Los ejércitos del mundo son, por origen y razón, necesariamente paranoicos; de allí que inviertan muchas horas-hombre en elaborar hipótesis de guerra principalmente con el o los países de cuya vecindad no es posible prescindir por razones geográficas o con los que sustentan una doctrina socioeconómica y un sistema político distinto. De usual, tales hipótesis concluyen recomendando la compra masiva de armas de última generación y comprobada efectividad letal, cuestión que los gobiernos civiles, asentados sobre sólidas instituciones, sopesan a la luz de los equilibrios zonales. Pero cuando la conducción del gobierno esta en manos de un militar, exitoso o no, atascado en el pantano de teorías de comprobada inviabilidad y con pujos de liberador continental con el ojo puesto en lo mundial, la hipótesis cobra rango de doctrina capaz de desatar los demonios y en ese punto estamos.

Se dice que los misiles lanzados por esos submarinos pueden cubrir la distancia que media entre nuestras costas y La Florida (USA) y que, eventualmente, podrían ser equipados con ojivas nucleares. Ahora bien, la prensa internacional informa que Venezuela acordó con Irán alianzas que van hasta la confrontación armada con USA y es permisible imaginar que pacto similar, por identidad de propósitos, debe existir con Cuba, ducha en fomentar guerras y cuya proximidad geográfica a ese país podría ser aprovechada para que los submarinos venezolanos ataquen desde las aguas cubanas y alcancen mayor profundidad en territorio norteamericano.

El presidente Chávez ha sido razonablemente prudente cuantas veces el mensaje de muerte de sus armas han topado con las de quienes se le han opuesto. Ha optado por la rendición. Hoy no sabemos si atrapado por la desbordante mentecatez de su gobierno elija la conflagración.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba