Opinión Nacional

Sucedió en el Cementerio

Hoy la ira, la impotencia, la rabia y la arrech.. cobró su máxima expresión en mí. Estoy sumamente molesta, por no decir una grosería, porque además de que asesinaron a puñaladas en la cabeza, en la espalda y por donde se le antojó a los malandros miserables a mi amigo y compañero de trabajo Guido Méndez, además de matar a golpe limpio a su mamá de 72 años, me encontré con que ni siquiera su entierro se pudo efectuar en sana paz.

Un grupo de malandros enterraban a uno de los suyos y para desgracia de todos coincidió que quedaba al lado de donde enterrarían a Guido y su mamá. Tuvimos que esperar DOS HORAS Y MEDIA para poder aproximarnos a que le dieran cristiana sepultura, luego que nos acercáramos todos a buscar explicación de por qué tanta tardanza.

La respuesta: los que estaban allí y no se marchaban, con música a todo volumen e ingiriendo licor y quien sabe que más, estaban armados y el trabajador del cementerio estaba mediando desde hacía más de una hora para que se retirarán.

Por fin, después de media hora de espera adicional, pudieron acercarse los conductores con los dos carros fúnebres y los que estaban se colocaron con sus carros al frente, su música y su aguardiente.

Como quiera que quienes estábamos tenemos otro tipo de costumbre y educación, se acercó un familiar de Guido a pedirles que por favor apagaran la música porque sentíamos muchos dolor y requeríamos silencio para rezar y darle el adiós a los familiares.

La respuesta no se hizo esperar: improperios, música a mayor volumen y amenazas. Luego que se logró calmar en parte la situación y todos pedíamos que los ignoraran, corrieron los carros un poco más adelante pero la música y el aguardiente siguió su ritmo.

Muchos de nosotros sentimos temor, otros, como mi persona, indignación, la mayoría planteo retirarnos. Así que sin poder haber visto cuando le darían cristiana Sepultura a nuestro amigo Guido tuvimos que venirnos y salir temerosos.

Algunos no queríamos abandonar pero la realidad era que frente a la provocación y las armas lo único que disponíamos era la palabra y en ese momento nada era comprendido con quienes estaban ya ebrios. la Profesora Tomasa Lira nos dijo algo muy cierto: hasta cuando cedemos nuestros espacios por el miedo?, pero lo que decían los otros también era cierto: somos presos no del miedo sino del temor a ser asesinados.

En esta triste despedida dos sinsabores quedaron: la primera, un amigo y su madre asesinada por unos malandros miserables que habían estado presos, tenían varios atracos y personas que habían asesinados pero por la gracia de este gobierno estaban libres, sí hubiese justicia hoy Guido y su mamá estarían vivos.

La segunda, el irrespeto, la desconsideración y la MISERIA HUMANA se apodera y crece en el país ante la vista complaciente de quienes dirigen, desgraciadamente este país. Ni siquiera pudimos llamar a la policía porque no acuden, no porque no quieran sino porque los malandros están mejor equipados que ellos.

Al igual que profesora Rebeca Gomez me obstiné, me harté, me arrec.., de tanto subterfugios y excusas por parte de quienes avalan, amparan y votan para mantener a un gobierno que desprecia la vida de los ciudadanos, que maltrata a quienes se ocupan de trabajar dignamente en especial en educación, que deja morir de mengua a la gente porque olvidó la salud y que protege a pranes, asesinos, ladrones y castiga con la inseguridad a la población venezolana.

Tal es el desprecio que el nuevo MINISTRO DE EDUCACIÓN es Héctor Rodríguez quien no ha dado ni siquiera una suplencia en la escuela más próxima a su casa. Y el otro Ministro de EDUCACIÓN UNIVERSITARIA, Ricardo Melendez quien desconoce la realidad universitaria pero, además, de broma sabe dónde queda la UCV porque fue la institución que lo formó y ahora fustiga.

Hasta cuándo? BASTA YA: QUIERO PAZ EN MI PAIS, SEGURIDAD, EDUCACIÓN DE CALIDAD, RESPETO A MI CARRERA DOCENTE, SALUD Y JUSTICIA

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba