Opinión Nacional

Temores en la transición del 2013

Para muchos venezolanos, el 7-O es una expectativa que despierta su máximo interés. Para otros, es una ilusión que despierta inquietud y delirio, pero en ambos casos, es un devenir político e histórico transmutado desde hace 14 años, que apasiona o desapasiona, según la inquietud mental de cada venezolano.

Este clima situacional, debe llamarnos desde ya a la reflexión, para entender las verdades verdaderas del futuro ansiado, trastornado por la actitud irreverente y abusiva de Chávez, que hace surgir temores en la Oposición clara en el triunfo electoral, pero que duda de la factibilidad del tránsito del gobierno que se propala,  dado el desastre jurídico creado por la “habilitación” grosera y permanente que dio la AN enloquecida, a un presidente, que no sabe, ni tiene idea de lo que es gobernar en un país constitucionalmente constituido para propugnar como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político (CRBV). Por el contrario, ha creído que su símil con Fidel Castro, en cuanto a su ideología y forma de gobernar, le han dado la filigrana para transformar el régimen venezolano en una suerte de castrismo reverencial. Dan lástima sus seguidores (irracionales), que dan muestras de gandules, torpes e infantiles, incapaces de entender lo que es gobierno, y miran a Chávez como al jefe de una “patota”.

No es la gobernabilidad lo que debe preocuparnos, ni el aparatoso sistema jurídico creado por estos majaderos, sino la forma como debe comportarse el nuevo presidente, para con prisa y sin pausa, utilizar la misma estrategia “chavista” para gobernar, recordando que Venezuela ha sido y es un país presidencialista, por lo que, sin entrometerse en las funciones de los demás poderes, debe usar su dominio para hacer y dejar de hacer todo lo que Chávez ha creado contra la Constitución. Esto involucra, el desmantelamiento sin bulla de las organizaciones creadas al margen constitucional, que en mayor proporción, no tienen relevancia en la comunidad, ni generan contradicciones que pudieran hacer peligrar la transición.  

Lo inconstitucional no necesita declaratoria, por lo que, es de razón, omitir o dejar de cumplir los actos negativos surgidos de la gran cantidad de normas legales inconstitucionales con las que Chávez ha creído montar su “socialismo” perverso.

Sabemos, que el temor surge de la creencia en que lo hecho con norma legal hay que deshacerlo con otra ley, y que, con la composición lamentable de la AN, no habrá forma de lograr los cambios. Para nuestro criterio, esto no es necesario, en contrario, dejar de hacer lo inconstitucional no es delictivo, como si lo es el cambio estructural hecho con una norma inconstitucional. Si se deja de cumplir la norma o se ordena volver a la legalidad anterior, no existe forma compulsiva de poder alguno, que obligue al nuevo gobernante a volver a la norma inconstitucional. La AN tiene como función hacer la norma, el Ejecutivo, cumplirla o hacerla cumplir, y el Poder Judicial a sancionar a quien la incumpla, pero es el Ejecutivo quien tiene el poder para imponer el orden y hacer cumplir la ley. Es evidente, que sería un sinsentido seguir cumpliendo una norma inconstitucional, u ordenar su cumplimiento. En un Estado de Derecho, no es posible demandar la legalidad cuando ésta es inconstitucional.

En cuanto al período del 8-O12 y 10-E13, no hay que presumir, sino que es necesaria la concertación con los serios del chavismo, para evitar el desmadre que también e presume puede ocurrir dada la intolerancia e incapacidad de la mayoría de los “revolucionarios”. Todo como incio de la cacareada reconciliación. Magíster dice.

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar