Opinión Nacional

Tiempo de críticas

El país está, posiblemente, en la fase más difícil de una crisis que con altibajos acompaña nuestra vida desde 1989. Los ingresos petroleros en alza, tanto en la cuarta como en la quinta, han servido para algunos remiendos pero los problemas cruciales de Venezuela siguen sin resolverse.

Hay una debilidad en el mundo político, que primero alejó a los ciudadanos de los viejos partidos y hoy no han vuelto, a la par que el movimiento que defiende a este gobierno gira exclusivamente en torno al presidente Hugo Chávez. La economía no logra levantar vuelo, ni siquiera con los precios altos del crudo, y el crecimiento durante las últimas décadas de la informalidad es la prueba más patente. Esto se enlaza con una crisis social que se simboliza en ser un pobre país rico, pues tenemos unos niveles de pobreza a la par del resto de la región, pese a haber gozado de ingresos extraordinarios que los otros no tuvieron en esas dimensiones. El nudo para el país sigue siendo una democracia incluyente que ponga énfasis en lo social.

Próximo a cumplir cinco años en el poder, la gestión del presidente Chávez no puede elogiarse. Ha tenido recursos económicos importantes y respaldo popular, pero la ineficiencia en las distintas instancias de gobierno y el verbo imparable del jefe de Estado sólo han cosechado magros resultados. Se le haría un flaco favor al país alabando a esta gestión gubernamental.

En la otra acera, nos encontramos con una oposición caótica, desorientada, con agendas no del todo transparentes, sin un proyecto de país en los términos que comentábamos antes. Algunos de sus dirigentes simbolizan lo peor del pasado y han perdido la posibilidad de darle organicidad al estado de ánimo que se evidenció en las calles meses atrás. No se le puede dar un cheque en blanco a dirigentes que para poner fin a la politización que hacía el gobierno de PDVSA, entonces decidieron politizarla a fondo.

Es tiempo de críticas. Es una trampa aquello de ser complaciente con un sector político para no darle elementos al contrario. También es falsa la dicotomía que pretende dividirnos exclusivamente en dos bandos. La campaña electoral alimentará estos falsos dilemas.

(*): Periodista/Prof. Universitario

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba