Opinión Nacional

Tiempo de inventarios

«Ver lo que tenemos frente a nuestra nariz requiere de un esfuerzo constante.»

George Orwell

“El tiempo es el mejor antologista, o el único, tal vez.”

Jorge Luis Borges

Hace unos años, después de mucho rato sin tener contacto, un amigo de la universidad me llamó y me recordó una frase que yo había escrito cuando estábamos en tercero o cuarto semestre. “¿Cómo será la vida cuando sepamos que el futuro es mucho menos tiempo que el pasado?” “La vida es buena”, me dijo, “muy buena”. Mi amigo, sobreviviente de cáncer sin aspavientos, terminó dos carreras, tiene una bonita familia, y sigue dedicado a su trabajo en el que ha ayudado a mucha gente a lograr cosas. Recientemente, recordando esa conversación pensaba en cómo sería la vida del presidente Chávez ahora que su convicción de invulnerabilidad adolescente se ha visto remecida por, al menos, la probabilidad de un desenlace cercano.

Personalmente, el Presidente es un ejemplo de cómo lograr mucho contando con muy poco. Ha recibido honores, ha viajado muchísimo, ha vivido (y vive) muy a gusto una vida de súper millonario que decía rechazar. Su familia, sus amigos, sus colaboradores más fieles, al igual que su ídolo, Fidel Castro, y sus “hermanos” internacionales (Ortega, al-Asad, Ghadafi, Morales, Correa, Putin, etc.) también se han visto beneficiados de los recursos inmensos que han estado a disposición presidencial sin control y sin mesura. Mientras tanto, el país que le ha proporcionado todas las posibilidades de las que disfruta y hace disfrutar a sus escogidos tiene poco que exhibir a cambio de lo que ha dado.

Por cada gran logro del nivel de una “arepera socialista” o la entrega de neveras “a precio justo” (para unos cuantos beneficiarios que son usados como propaganda) hay miles de millones de dólares sin destino conocido. Las cementeras fueron ¿recuperadas? ¿rescatadas? y convertidas en empresas del gobierno; resultado: el cemento prácticamente desapareció. Sidor fue comprada a la fuerza a sus dueños argentinos y las cabillas se convirtieron en una exquisitez manejada por, hasta donde han revelado, dos gerentes psuvecos, quienes aprovecharon para llenarse de ese dinero que tanto desprecian. Desarrollos habitacionales privados fueron ¿rescatados? ¿recuperados? por el gobierno y ahora quienes esperaban por sus apartamentos protestan porque la ineficiencia oficial les hace añorar la privada. La fábrica de Cerámicas Carabobo que proporcionaba materiales refractarios a la industria siderúrgica fue ¿recuperada? ¿rescatada? por el gobierno chavista en 2008 y a continuación paralizada hasta que hace un mes los trabajadores que todavía siguen en la nómina decidieron ponerla a funcionar por su cuenta. Luego de tres años de cierre el chavismo nacionalizador anuncia que la planta será entregada a una compañía brasileña. Según gente de la empresa, la presidenta de la rebautizada Refractarios Socialistas del Orinoco y vicepresidenta de CVG,  Haydee Valenzuela, tenía seis meses sin pasar por allá.

El número de industrias del país se ha reducido a menos de la mitad desde que se inició el régimen chavista. Sus numerosas acciones bautismales, inicialmente aplaudidas por quienes creían que el cambio de administradores y de nombres significaba la llegada del paraíso para la clase obrera, han logrado que las compañías ¿rescatadas? ¿recuperadas? disminuyan su producción radicalmente; una (Alcasa) incluso se convirtió en simple fachada para especulación cambiaria (dejó de producir aluminio y pasó a importarlo para aprovechar el diferencial). El dinero del petróleo ha sido empleado básicamente en cosas improductivas para el país: comisiones pa’ los panas; compra (más bien alquiler) de lealtades tanto aquí como en el exterior, material propagandístico (franelas rojas, gorras, banderas, afiches, vallas que anuncian proyectos que nunca se terminan, etc.); material bélico, que es para el Presidente lo que los zapatos de marca son para las protagonistas de “Sex and the City” (sólo que cuesta miles de millones de dólares y no sale de su sueldo); nivel de vida ultramillonario para el presidente Chávez y los otros privilegiados del régimen, y cosas por el estilo. Mientras tanto, no se puede tirar una piedra sin pegarle a algún problema grave y urgente, pero el Presidente, ante la abrumadora evidencia de su incapacidad para resolverlos, decide inventar problemas nuevos más a su nivel, a ver si con estos le va mejor. Por ejemplo, usando la Ley Habilitante destinada a enfrentar los efectos de los desastres naturales decreta el Estado Insular Miranda, pasando por alto que ya existe un Estado Miranda y que eso no tiene nada que ver con un desastre natural. Luego decide que hay que expropiar a las empresas que embotellan agua potable, una labor que ciertamente parece estar más al alcance de sus capacidades pero que resulta innecesaria y que beneficia a un porcentaje insignificante de la población (para ser más preciso, a quienes va a poner a administrar las empresas ¿rescatadas? ¿recuperadas? para que traten de hacerse ricos antes de llevarlas a la ruina).

Cuando sus viajes a Cuba se lo permiten, y no le queda otro remedio, el Presidente toma alguna decisión sobre un tema realmente crucial. Sin embargo, generalmente resulta tan desacertada como de costumbre. Ante el vergonzoso problema de El Rodeo, 1-crea un nuevo ministerio, 2- nombra a la Comandante Fosforito como encargada (ahora la llama la Dra. Iris Varela, pero los resultados no cambian). La Dra.  Varela arranca anunciando que pasará por encima de los jueces, que liberará a 20.000 presos y que las cárceles no aceptarán más detenidos “hasta nuevo aviso”. No es un buen augurio pero al menos sirve para darle la razón a todos los que dijeron que no estaba capacitada para el cargo.

El régimen no es sólo tremendamente incompetente, además está caracterizado por la más profunda hipocresía, encubierta con un manto de superioridad moral. Ejemplos, 1.- El vicepresidente de la AN Aristóbulo Istúriz anuncia su propósito de promover que sea declarado ilegal llamar a alguien “mono” por televisión (iniciativa que, aparentemente, responde a uno de los problemas más graves que él ve en nuestra sociedad), pero guarda silencio respecto a que el conductor del programa favorito del Presidente haya llamado “grandísima puta” a María Teresa Castillo, madre del objeto indirecto de su ofensa, Miguel Henrique Otero (http://www.youtube.com/watch?v=OKMkoqUvlwE, a partir del minuto 2:47, si quiere ahorrarse el resto). El Ministro de Comunicación respaldó al insultante y amenazó veladamente a Otero. 2.- El presidente Chávez presiona a la banca privada para que dé más créditos mientras la pública dedica el dinero a comprar papeles de deuda del Estado (en 2011, sólo el 34,19% lo ha destinado a créditos, en contraste con 63,94% de la banca privada). 3.- Todos los altos funcionarios (es decir, ministros, jefe de la GN) responsables de la situación de las cárceles, y de la crisis de El Rodeo, en particular, descargaron la culpa sobre dos o tres subalternos, sin explicar cómo pudo llegarse a ese nivel de caos sin que ellos lo notaran, ni las circunstancias extrañas en que se desarrolló la “solución”. Incluso tuvieron el descaro de decir que se habían respetado los derechos humanos de los “privados de libertad”. 4.- Mientras acusan a los opositores de golpistas, los jefes militares anuncian que no aceptarán un triunfo electoral opositor y el Presidente los alaba públicamente. 5.- La presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, inconforme con la rebaja de su sueldo por la Ley de Emolumentos, decidió un bono mensual de 10.000 Bs para los jueces del TSJ. Cuando se le criticó este truco para violar la ley contestó que estudiaría la situación y si se había equivocado corregiría. La autoridad máxima decide quebrantar la ley primero y reflexionar después (sin ningún efecto hasta el momento). El Consejo Moral (ja, ja, ja) no ha dicho nada al respecto (¿estarán preparando sus propios bonos?) El oficialismo en la Asamblea Nacional rehusó discutir el tema.  En contraste, la magistrada Blanca Rosa Mármol, a pesar de estar en desacuerdo con la Ley, se negó a recibir el bono y lo denunció públicamente. No sorprende que no sea seguidora del chavismo.   

La más reciente iniciativa temible de nuestros confiables administradores pretende pasar las reservas internacionales a bancos en Rusia, China y Brasil, “naciones amigas”, y traer las reservas en oro a las bóvedas del cada vez más sumiso Banco Central. No sé por qué me evoca la historia de Leila, la esposa del presidente Ben Ali, haciendo montar tonelada y media de lingotes de oro en el avión que la sacó de Túnez, poco antes de que su marido aceptara la amable invitación a abandonar el poder. Seguramente, si le llaman la atención sobre la incorrección de su acto, la ex-Primera Dama reflexionará y corregirá.

La lista de los desastres conocidos del gobierno chavista es demasiado larga como para intentar siquiera resumirla aquí. Las consecuencias de sus acciones nocivas sobre la economía, la legalidad y la civilidad del país no podrán ser evaluadas con precisión sino hasta mucho tiempo después de que hayan dejado el poder. Destrucción generalizada será el único legado de Hugo Chávez. Por eso los adulantes le resultan más indispensables que las dosis de quimioterapia. Por eso necesita masivas dosis de Fidel diciéndole lo importante y valioso que es. Si no ¿cómo sería su vida después de recibir ese duro recordatorio sobre lo corto que puede ser su futuro?

Más allá de los resultados de su tratamiento, el Presidente, como el resto de los humanos, debe enfrentar otra dura realidad: no hay finales felices, sólo historias incompletas. En su caso, parece que muchos de sus “fieles” seguidores se preparan para que un pronto final suyo haga posible sus historias felices, no ya como seguidores sino como líderes de sus propias farsas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba