Opinión Nacional

Tiempos de Totalitarismo

Estamos viviendo la naturaleza del totalitarismo, en un país escindido, un país que no consigue su cause político para la mayoría, para los jóvenes, que ven su futuro de color negro, (o, ¿rojo, rojito?) un país que reclama de manera urgente el dialogo y el entendimiento. Por ello, los universitarios levantaron la voz en defensa de la libertad de opinión, en defensa de los valores de la democracia, en defensa de la autonomía universitaria. Es el eslabón de una gran crisis acumulada por el fracaso de ya casi una década de Chávez en el poder.

Y vemos con gran preocupación el aumento de elementos de control total de manipulación por parte del régimen, que se ha quitado la careta de demócrata para poner en práctica su control total, e inhibir pensamiento disidentes a su craza mentira del socialismo del siglo XXI. Simplemente, con el cierre de RCTV pone en evidencia su distorsión cuando habla de democracia. Porque en Venezuela, se vive en la Meca del populismo – militar, adosado bajo el totalitarismo tropical del siglo XXI. Es decir, una clara dictadura en ciernes que busca controlar los medios de comunicación. Y de hecho, lo está llevando acabo. En todos lados y en todas partes, la cara de Chávez, lo que dice Chávez, la agenda de Chávez, precisamente la importancia de los estudiantes en la calle es tumbarle la careta de demócrata al cabito. El discurso chavista queda vacío de contenido. ¿Cuál imperialismo? ¿Cuál golpe “suave de Estado?. ¿Los muchachos reclamando los derechos que la Constitución les otorga? El único golpe suave que hemos sentido es este militarismo disfrazado de socialismo que se nos mete en los tuétanos poco a poco, suave a suave.

Porque digámoslo sin ambages; ese pretendido socialismo del XXI no tiene ni píe ni cabeza. ¿Qué ideología?, ¿cuáles sus intelectuales? Bueno, “intelectuales orgánicos”, en la terminología de Gramsci, que se guían por una idea matriz. En esté caso, solo el pensamiento de uno, su líder, un militar. Así, el tal pretendido socialismo del siglo XXI, está disperso en un pensamiento de retaliación, está lleno de discursividad quijotesca. Es decir, un discurso falso. Un discurso lleno de mentiras, un discurso reaccionario. Su propósito va de la mano de burócratas asalariados, burócratas en todos los poderes (ejecutivo, legislativo, judicial, electoral y moral) en Venezuela, que sólo responden a los dictámenes “revolucionarios” sin respeto alguno por la constitución y mucho menos las leyes del país (ex – país) Porque aquí la búsqueda frenética es desgobernar para mantenerse en el poder. Por ello, Chávez y su grupo de burócratas personalista desde las instituciones maniatadas simplemente confrontan y dividen. Su defensa, la defensa del bozal de arepa, más no la defensa de los pobres, no en defensa de los estudiantes, no en defensa de la gran inseguridad personal, no en defensa de una economía estatizada y comprada por petrodólares.

El cabito solo sigue las líneas que de Cuba le imprimen en su pensamiento y acción. ¿Castro – Chavismo? Sí, ¿Guevarismo – Chavismo? También. Bajo el disonante marxismo comunismo del Siglo XX. Un salto atrás. Volver al pasado para supuestamente crear el hombre nuevo. ¡Por Dios! Me pregunto; ¿Cuál socialismo del siglo XX, en los países con sistemas políticos socialistas y comunistas de Europa del Este, en los países de América latina, o en los países de Asia o África fueron exitosos y mejoraron las condiciones de vida de sus ciudadanos? La respuesta es clara: Ninguno. Y los países aún con ese sistema político en píe, como Cuba, Corea del Norte, Irán, Siria entre otros, la pobreza hace estragos. Los presos políticos aumentan y las libertades de expresión y la defensa de los derechos humanos no existe. Ni hablar de la existencia de verdaderos partidos políticos. ¿Entonces?
En todo totalitarismo personal el dictador ejerce un poder absoluto sobre toda la organización del régimen y los intersticios de la sociedad, bajo una voluntad arbitraria en donde inhibe la oposición y destruye las instituciones democráticas. Donde se dialoga si piensas como yo, y si no piensas como yo ya eres tildado de golpista, lacayo al muy puro estilo de la propaganda de desprestigio del régimen fascista. Lo que el régimen practica “suave-suave” o con mecha larga lo proyecta en nosotros.

Porque en las bases del pensamiento totalitarista se encuentran las características que aluden a la palabra misma: la penetración y la movilización total del cuerpo social, la destrucción del debate democrático, la creación del partido único por la lógica del personalismo en el poder, destruyendo la autonomía de la vida cotidiana de los seres que padecen dichos regímenes.

(*)Politólogo, Magíster. Centro de Investigaciones de Política Comparada. (CICOM-ULA).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba