Opinión Nacional

Todo siete tiene su diez

Este domingo diez de junio los venezolanos tenemos una importante cita. Acompañaremos a nuestro candidato a inscribirse en el proceso electoral del próximo siete  de octubre. Capriles necesita tu apoyo. Hagamos el camino para acompañarlo.

Yo permitiré que me cuenten en la marcha, no dejaré que me lo cuenten, que es parecido, pero no es lo mismo. La playa puede esperar, el país no. El presidente comandante nos contará en las fotos que recibirá en su Blackberry.

En la duda, hágalo. Si no usted no está convencido de que eso sirve de algo, asista y si tiene pensamientos cruzados que le producen miedo, quíteselos de encima. Es por el país, es por nuestros hijos. No me diga que está cansado de marchar sin resultados, porque tampoco servirá de excusa para explicarle a sus hijos del porqué perdimos un país.

La calle es la verdadera encuesta. Nunca saldremos de este hueco, hasta que no demostremos con solidez que somos muchos los que nos oponemos a esta barbarie. Jamás podremos reclamar una trampa electoral, si  de por medio no encontramos como convencernos a nosotros mismos –y a ellos- de nuestra magnitud. La única forma de saberlo es en la calle. En la calle no hay circuitos electorales, no hay caza huellas, listas de electores ni funcionarios mal encarados buscando como prohibir nuestro voto. En la calle nos vemos las caras unos a otros y reconocemos nuestras rabias. En la calle no nos revuelve el estomago las sonrisas insolentes de los funcionarios electorales que manipulan las reglas y en la calle, en el asfalto, encontramos la verdadera esencia de nuestra identidad nacional.

Usted está más que dispuesto a dedicarles a sus hijos el resto de sus días, de sus noches, de sus desvelos y hasta es capaz de quitarse la comida de la boca para que ellos coman primero. ¿De qué es capaz para preservar para ellos la sagrada libertad? Si sus esfuerzos terminan en un placentero domingo dónde todo es más importante que la libertad de sus hijos, entonces usted no está convencido de la gran responsabilidad que la historia le está colocando sobre sus espaldas y de su rol protagónico en la clara posibilidad de que acabemos con esta farsa en los tiempos por venir. Si usted decidió rendirse, yo trabajaré doble, para compensar su falta, pero jamás me encontrará de rodillas, llorando por lo que usted y yo dejamos perder.

Usted y yo, y muchos millones de venezolanos, no permitiremos que nos conviertan en la extensión de una isla que hace más de cincuenta años dejó de marchar. Usted y yo, somos la esencia de la libertad. No importa cuánto camine este domingo, importa que salga a la calle a demostrar su apoyo.

Este domingo seremos muchos. Me sobran razones para afirmarlo. Una concentración como la que haremos servirá para renovar nuestros ánimos, nuestro espíritu de lucha y más importante, para que muchas personas que dudan de nuestra fuerza, se convenzan de que ahora somos una imponente mayoría trabajando por recuperar el país que esta locura nos quiere arrancar de las manos.

El domingo sorprenderemos al mundo. Todo siete tiene su diez.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba