Opinión Nacional

¡Todos a votar!

Esta absurda dirigencia «opositora» nos ha colocado en una situación de perder-ganar, donde pierde Venezuela y gana el régimen. Nos han llevado por la vía electoral a la guillotina final. Como diría el escritor y periodista mexicano, uno de los 25 hispanos más influyentes en Estados Unidos, Jorge Ramos Ávalos (de Univisión), «así gane el NO – y sea reconocido por el régimen – Chávez no dejará el poder».

Al final del día lo único que nos quedará será la sublevación cívica, activa, generalizada y sostenida… a menos que queramos acostumbrarnos a vivir sin dignidad dentro de Venezuela o mendigando libertad en suelo extranjero.

Hoy, con todo el dolor de mi corazón, debo ADMITIR que lo ÚNICO que nos queda – por ahora – es ir a votar, a sabiendas de que estamos ante unos comicios ilegales y que con nuestra participación en ellos, somos copartícipe de una violación a la sagrada constitución. Hubiera preferido, mil veces, que «nuestros» líderes NO HUBIERAN ACEPTADO un «bis» de lo que ya fue votado y se hubieran mantenido intransigentes ante las pretensiones tiránicas de Hugo Chávez de darnos el jaque-mate en este garabato comicial que está a punto de llevarse a cabo dentro de unos días. Pero ya hemos caído en la olla, lo único que nos queda es ver cómo podemos salir de ella antes de que nos cocinemos todos juntos.

Los líderes chilenos que dirigieron el NO cuando el plebiscito donde se sacó al dictador Pinochet del poder, NO HUBIERAN LLEVADO A SUS SEGUIDORES a este «referéndum», tomando en cuenta las pésimas condiciones existentes en contra del «NO»; tampoco lo hubieran hecho los líderes ucranianos que apoyaban a Viktor Yushchenko… ni lo hubiera hecho Alejandro Toledo en Perú, quien no cayó en la trampa de la segunda vuelta, luego del chanchullo de Fujimori. Si en Chile, en Ucrania y en Perú, hubiera habido líderes «opositores», como los que hay en Venezuela, Pinochet se hubiera muerto en el poder, La Revolución Naranja jamás hubiera tenido lugar en Ucrania… y el chinito Fujimori todavía fuera presidente en Perú.

Me temo que después del 15 de febrero comenzaremos a escuchar las siguientes excusas de boca de «nuestros» líderes, comunicadores sociales y analistas políticos, «explicativas» de la «derrota»:

Entre las excusas que escucharemos estarían estas:

1. No hubo unidad…

2. La abstención fue inmensa…

3. Chávez amenazó a los electores…

4. Chávez repartió mucho real…

5. Chávez hizo mucha campaña entre los venezolanos de a pie…

6. Chávez tenía ventajas en los medios, con sus cadenas, etc…

7. La pregunta era muy confusa…

8. El pueblo compró el cuento que de perder Chávez habría una guerra civil…

9. El liderazgo opositor no ha tenido una propuesta clara…

10. La oposición no trabajó en los barrios, donde están los votos…

11. Los electores tuvieron el temor de que el voto no era secreto…

12. El terror desatado en los últimos días atemorizó a los electores…
13. NO hubo tiempo suficiente para organizar al «NO». A pocas horas de las elecciones no había los suficientes testigos de la oposición para cubrir la totalidad de las 34.322 mesas del país…

TODAS ESTAS SON EXCUSAS REBATIBLES. Lo que no escucharemos mucho será que hubo trampa y si lo escuchamos, habría que preguntarles a esos que así se expresen, si no esperaban TODA LA TRAMPA DEL MUNDO… y otra cosa más: si no sabían si que en Venezuela, desde «La Cuarta», las elecciones no se perdían o se ganaban en las mesas de votaciones… ni revisando o «defendiendo» los votos.

Ojalá la ABSTENCIÓN sea CERO, a pesar de la desconfianza que muchos venezolanos le siguen teniendo al CNE, una razón de mucho peso – entre muchas otras – para haber evitado este referéndum. Ya que «nuestros» líderes nos han embarcado en esta trampa, vayamos a votar para demostrarles a los que todavía creen en la vía electoral y en «nuestros » líderes, que por ahí no es «la cosa» y que lo único que nos queda, del 16 en adelante, sería la SUBLEVACIÓN CÍVICA, ACTIVA, GENERALIZADA Y SOSTENIDA.

Comienzo a despedirme con estos versos que me envió un amigo lector, quien firma con las iniciales «ASM»… NO necesariamente comparto todo su contenido, en especial el final, ya que los dictadores modernos salen con sublevaciones cívicas, activas, generalizadas y sostenidas, donde no hay un muerto ni un herido:

Jamás en la historia / comunista alguno / ha salido del poder / en correcto proceder / o en el plazo concedido / por el pueblo al él ofrecido.

Utilizan la democracia / para alcanzar el gobierno / pero siempre, por desgracia / se vuelven tiranos eternos / y sólo abandonan el trono / cuando les caen a plomo.

CONCLUSIÓN

«Quien desee patria segura, que la conquiste. Quien no la conquiste, viva a látigo y destierro, oteado como las fieras, echado de un país a otro, encubriendo con la sonrisa limosnera, ante el desdén de los hombres libres, la muerte del alma.» José Martí
Miami, 12 de febrero de 2009

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba