Opinión Nacional

Tolerancia, convivencia y reunificación

Durante los últimos cinco años de ejercicio del gobierno de Chávez se ha producido un proceso de involución inocultable, de todas las variables vinculadas al desarrollo humano, de deformación institucional de la misión constitucional de los poderes públicos y también se ha afectado la naturaleza de las interrelaciones humanas y sociales que formaron parte del patrimonio sociocultural de los venezolanos. La fractura en el alma de la venezolanidad ha generado una herida radical y extrema cuya sanación y recuperación será lenta, difícil y muy exigente, donde todos los actores políticos, sociales, institucionales y no gubernamentales deberán dar el mejor de sus esfuerzos.

La nueva etapa que se inicia ahora para nuestro país debe partir de una sincera y determinante decisión, no podemos repetir los errores que generaron esta realidad. Esto supone cambios radicales en la agenda de los organismos empresariales y fundamentalmente en FEDECAMARAS; la implantación de un nuevo modelo sindical, autónomo e independiente, sobre una plataforma que en lo estratégico, programático y reivindicativo exige otro liderazgo nacional, regional y sectorial en la CTV; cambios en los liderazgos, el mensaje y la visión estratégica de los partidos políticos, reformulación de la agenda de las organizaciones intermedias y por supuesto, el regreso de todas las instituciones públicas a su misión de origen y constitucional. Pero, todo este proceso de cambios en lo organizacional, político y conductual, debe partir de una premisa insoslayable: el rencuentro con la venezolanidad que implica tolerancia, convivencia y reunificación.

La reunificación no se alcanzará con arengas cargadas de contradicciones, no se conquistará con decretos o por el dominio de una parte sobre la otra o a partir del complejo de mayoría ni por la orden fría y calculada del poder, la reunificación no será la consecuencia de una imposición sino el resultado de un proceso cualitativo, colectivo y consciente. La reunificación necesita actitud ética y pedagógica en su conducción y amplitud, pluralismo y democracia real en el ejercicio del poder. Es preciso generar confianza y seguridad que no es lo mismo que populismo y paternalismo.

Autoritarismo, absolutismo, totalitarismo, discriminación política, exclusión social, militarización de la política, la violencia como instrumento político, el terror como arma para subyugar, la presión monetaria para dominar y controlar y la mentira como nueva forma de mantener el poder no deberán ser mas nunca parte de la identidad y de la agenda de ningún gobierno, por lo que constituyen per se, los peores enemigos de la reunificación.

El país necesita una nueva visión de la política, del poder y del ejercicio gubernamental, muy separada de la experiencia chavista pero claramente diferenciada de los últimos 50 años de ejercicio democrático. Si estamos hablando de un nuevo tiempo, estamos hablando de una nueva visión. Por aquí pasa el inmenso desafío de reunificar al país, sin lo cual cualquier proyecto de nación sería una fábula.

(*): Profesor y Presidente de la Alianza Sindical Independiente

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar