Opinión Nacional

Tour de Realidad

«El ansioso construye sus terrores
y después se instala en ellos: es
un comodón del vértigo»
E. M. Cioran
El aciago demiurgo

Cumplida la mayoría de edad, y financiado por un Fondo de Madurez Ciudadana (FMC), cada habitante de este país debería hacer un Tour de Realidad, es decir, confrontarse con hechos prácticos de la historia contemporánea (Caída del Muro de Berlín, ambiguedad de la izquierda y primitivismo de la derecha, entre otros temas) y recorrer Europa para que vivencie que no somos la Venezuela millonaria y famosísima que le han tatuado en la psiquis desde su más tierna infancia. Para el europeo común, Venezuela es parte de Brasil o, en el mejor de los casos, un sustantivo que le suena, pero sin Libertador, petróleo y Salto Ángel.

Luego de (%=Link(«http://www.cervantesvirtual.com/historia/sel_textos_edad_oro.shtml»,»El Dorado»)%) , los venezolanos nos hemos creído un montón de mitos que han culminado en una atrocidad como la Administración Chávez, que fue una puesta en escena coordinada, valga el recordatorio, entre políticos, empresarios, medios de comunicación, clero e intelectuales. El actual comportamiento de Hugo Chávez y sus acólitos era fácilmente predecible en 1998. Basta leer Habla el Comandante (1998) de (%=Link(«http://historiactual.org/»,»Agustín Blanco Muñoz»)%) para seguir paso a paso el infierno que ahora vivimos, sólo que escrito hace seis años. Pero si queremos seguir el paseo por el pasado futurista, una visita a De una a otra Venezuela (1949) de (%=Link(«http://analitica.com/bitblioteca/uslar/default.asp»,»Uslar Pietri»)%) nos certificará que hemos cambiado muy poco en el último siglo. Seguimos siendo tan acomodaticios, aduladores, soñadores y resentidos como el entorno que rodeó y le aplaudió las siete reformas constitucionales a Juan Vicente Gómez.

El mundo, indica José Antonio Marina (1999), “es ante todo un sistema de valores y el recién nacido un sistema de preferencias”, de allí que proveer al infante con un buen compás para que “capee el temporal” de la vida podría ser una eficaz cura inicial. Luego, una dosis de escepticismo con un aguzado sentido de curiosidad serían suficiente provisión para entender que no hay una inmutable naturaleza humana, que al ser violada por seres como Hitler, Milosevic o Chávez no certifica que ellos sean “demonios” o “pro-simios”. Al contrario, somos animales culturales, lúdicos y plásticos que moldeamos nuestro destino de acuerdo a cierta materia prima familiar y epocal. La inteligencia, definitivamente, no abandonó a nuestro enemigo, al contrario, es gracias a esta capacidad de resolver (¿y crear?) problemas como éste ocupa el sitial de poder que “debería ser nuestro”, me permito sonreír en este punto…

Quizá la frase de (%=Link(«http://analitica.com/bitblioteca/lmachado/default.asp»,»Luis Alberto Machado»)%), “cualquiera puede ser un genio” , tenga más de realidad (inclúyela en el Tour) que de “olvidable” eslogan político. Ante el aciago entorno sociopolítico que padecemos, por más que esta gravedad revolucionaria nos haga orbitar, temporalmente, lejos del estilo democrático de vida promovido por el Primer Mundo, es tiempo de abandonar la queja y de llorarle a interlocutores que esperaron casi una década para detener la carnicería racial de Milosevic en Bosnia, Croacia y Kosovo; mientras que Castro tiene casi medio siglo desplegando su personal terrorismo en Cuba. De estas lágrimas han germinado algunos asilos cobardes y créditos para financiar publicidad antigobierno, pero nada más. El régimen avanza en su libertina vida inconstitucional en compañía de militares y jueces, y apuesta por una Sociedad Civil de fácil sometimiento al vivir ya como víctima, al morir de angustia antes del primer balazo. Desperdiciada la vida democrática, aprovechemos esta dictadura para dar lo mejor de nosotros y así, fortalecidos, podamos derribarla desde nuestro ámbito de acción. Hay que confiar en nosotros y vale la pena recitar la plegaria del buen (%=Link(«http://www.newadvent.org/cathen/11511a.htm»,»Pascal»)%): “Me habías dado la salud para que te sirviera, y yo abusé de la misma en forma absolutamente mundana. Ahora me envías la enfermedad para mejorarme, no permitas que la utilice para irritarme con mi impaciencia. Ya hice un mal uso de mi salud…”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba