Opinión Nacional

Tragedia y comedia

Venezuela se ha convertido en un teatro donde la tragedia marcha en paralelo con la comedia y en ocasiones hasta se confunden.

Tragedia es que en cámara lenta en seis años la democracia participativa haya degenerado en una autocracia totalitaria. Todos los poderes públicos secuestrados, los principales activos de la nación manejados a discreción por una sola persona como si de su hacienda personal se tratara sin darle cuenta a nadie de sus actos políticos o administrativos.

Comedia es el simulacro de elecciones que se practica para mantener de cara al exterior una careta democrática. Comedia es ver a los medios de comunicación informando cada día de lo que estos supuestos poderes hacen con lo cual el Régimen logra mantener entretenida a la audiencia y simula que existe una libertad de expresión que una Ley Mordaza mediatizó por la vía de la autocensura sin suprimirla. Esto también para consumo externo. Los juicios a los imputados y los viajes del señor dan tema para muchas entrevistas y análisis con lo que se agarran espacios en la pantalla, la radio y la prensa escrita quienes disponen así de material informativo oficialista para contar lo que el Régimen desea que se cuente y entretener a una audiencia que desde una poltrona, cómodamente, se entera de la dimensión de la tragedia.

Esta combinación de tragedia activa y comedia pasiva contada tiene que terminar si queremos regresar a un sistema de democracia y de libertades reales que no esté condicionado o permisado. Para lograrlo se necesita organizar a los 5.8 millones de ciudadanos que el 15 de Agosto votaron por el SI (fraude aparte). Esa inmensa mayoría está ahí de pie pero dispersa y sin cabeza. Así no pesa. Lo primero que hay que hacer es darle un directorio legitimado a través de unas elecciones primarias manejadas, por ejemplo, por SUMATE.

Los partidos políticos según una encuesta seria apenas cuentan entre todos ellos con un 17, 4% de la población y la Sociedad Democrática, en cambio, tiene el 82,4% luego es más que obvio que es en la Sociedad Democrática donde está la fuerza actual real para rescatar la democracia pero necesitamos darle una autoridad legitimada. Con esa fuerza bien dirigida y bien organizada es mucho lo que podemos hacer. Solo estando organizados podemos ponerle punto final a esta tragedia y a tanta comedia y pasar de una democracia simulada a una democracia real. Los venezolanos sabemos reconocerla muy bien. Basta de tanta tragedia y de tanta comedia.

(*): Profesor de Instituciones Políticas de la U.C.A.B.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba