Opinión Nacional

Trampa mediática

En los momentos de apremio, cuando comete un error y el espíritu del país se solivianta, el gobierno nacional apela a una carta bajo la manga para cambiar bruscamente el clima adverso de opinión. Una de esas cartas es el magnicidio, usado en 55 ocasiones por el Presidente para intentar frenar la animadversión de la gente sobre el asunto que en ese momento incómoda y copa la escena nacional.

Cuando, por ejemplo, los niveles de inseguridad cabalgan sobre saldos verdaderamente rojitos, insólitos, entonces Hugo Chávez denuncia que un sector opositor (políticos, empresarios, gobierno colombiano, gobierno norteamericano…) urde un plan para cortarle la cabeza de un tajo.

En otra ocasión, al producirse protestas sociales de trabajadores por pagos incumplidos del Poder Ejecutivo, la tesis del magnicidio versión mejorada (cañones anti aviones presidenciales) vuelve a brotar de las entrañas del gobierno nacional y se esparce con persistencia por los medios oficialistas.

Durante una elección en la cual el gobierno nacional se siente perdido, la trama de “me quieren matar” con una bazooka playera, sirve para colocar la noticia en los medios y así silenciar la derrota que se cierne sobre el oficialismo, como en las pasadas elecciones 2008.

Otro invento mediático que sustituyó el magnicidio es la “película” de la guerra, un guión cuya primera escena es la “guerra con Colombia”, la segunda escena la “guerra con Estados Unidos” y la última, y tercera escena, es la “guerra Estados Unidos-Colombia- Holanda y Curazao”.

El magnicidio, la guerra ficticia, las peleas con otros países y desencuentros con personajes (Rey de España, Bush, Obama) constituyen fábulas del gobierno nacional porque son sencillamente inventos de acontecimientos inscritos, quizás en el periodismo de ficción, pero que lamentablemente generan noticias en los medios venezolanos, oficiales y privados porque, todos en general, destacan esos “hechos” que se atreve a plantear el propio presidente de la República.

El más reciente, ante el desastre con las políticas públicas de devaluación del signo monetario y del racionamiento eléctrico, es el anuncio de confiscar una empresa extranjera comercializadora de alimentos, vestidos y electrodomésticos, la Cadena Éxitos.

Justo cuando crecía el malestar en el país por las metidas de pata con el racionamiento eléctrico y los efectos perversos de la devaluación monetaria, el país observa como el Presidente declara la expropiación de una empresa privada extranjera e, inmediatamente, es la noticia más destacada de todos los medios.

Una vez más, la nueva fábula convertida en trapo rojo supera a los hechos que verdaderamente sacuden a las familias, como es la devaluación, el aumento de precios y el corte eléctrico, y se posiciona como el hecho noticioso de mayor envergadura. Así, el tema de la próxima expropiación es etiquetado como el más relevante y los medios, sobre todo los privados, vuelven a caer con suma facilidad en la trampa mediática.

El gobierno sabe aplicar con certeza y precisión la estrategia goebbeliana de repetir hasta el cansancio una mentira; sabe crear “potes de humo” mediáticos que detienen la impopularidad, pero la verdad de la triste realidad del país está comenzando a estallarle en las propias narices y frente a esa situación no servirá de nada la próxima versión del magnicidio número 56.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba