Opinión Nacional

Tres líneas estratégicas fundamentales (I)

Lo que expongo en este artículo ha sido objeto de consideración en algunas entregas anteriores, todas publicadas en 2005. si continúo refiriéndome al asunto –y quizás lo haga en nuevas oportunidades- es porque estimo que la materia es aquella que requiere más elucidación y, consiguientemente, más discusión en el complejo campo de la oposición venezolana.

Estimo que la lucha opositora sólo podrá abrirse camino hacia el éxito –en un tiempo obviamente impredecible- si sus dirigentes trazan con plena convicción -y, por lo tanto, actúan invariablemente conforme a ellas- las siguientes líneas estratégicas: 1) la de una lucha prolongada; 2) la de realizar esa lucha de manera tal que se desenvuelva progresivamente como resistencia democrática; y 3) la de argumentar insistentemente sobre el carácter de esa resistencia ante los diversos sectores que conforman la pirámide social venezolana. No sólo aquellos que sean o se sientan adversarios del régimen chavista, sino también aquellos que lo respalden. Excluidos, desde luego, los sujetos indisolublemente ligados a la cúpula, porque comparten concientemente su “proyecto” o porque ya les resulta tácticamente inútil intentar devolverse de su largo trayecto oportunista.

Que la lucha ha de ser prolongada es una concepción derivada de la realidad claramente perceptible: la correlación de fuerzas favorece ampliamente a la cúpula chavista.

En sus manos están todos los componentes del Poder Público Nacional. Una clara mayoría de los ciudadanos políticamente definidos lo apoya.

La Fuerza Armada Nacional está objetivamente bajo el control del jefe de la cúpula: aun cuando éste no la domina ideológicamente, se ha hecho capaz de asegurar su obediencia, más allá de la basada en motivaciones institucionales.

Gran parte de los sectores y gremios empresariales –entre los cuales llegaron, hasta cierto punto, a predominar las corrientes adversarias- ahora han terminado por imponerse las de negociación, entendimiento e incluso franco apoyo.

Los partidos y organizaciones de la sociedad civil que tienen posiciones de rechazo están muy debilitadas, como no estuvieron en momento alguno de los últimos siete años.

Los gobiernos de países representados en la OEA o en la UE, que han cumplido funciones de observación en varios procesos electorales realizados en Venezuela, mantienen hacia el gobierno nacional un trato fuertemente marcado por la alcahuetería. Este hecho obedece tanto a bien conocidas reglas de la diplomacia histórica como al actual juego de intereses económicos, en el terreno de los cuales el gobierno venezolano interviene con cartas muy importantes, basándose en el altísimo nivel de sus ingresos originados por la notable subida de los precios del petróleo. El afirmar esto último no implica sumarme a las críticas elementales e insultantes que ciertos políticos, medios de comunicación, columnistas y conductores de programas televisivos o radiales hacen a los gobernantes de países como Brasil, Argentina, Uruguay y España.

Es innecesario añadir más explicaciones para fundamentar la tesis de que la correlación de fuerzas favorece abiertamente a la cúpula chavista. No niego la existencia de relevantes indicadores que muestran importantes grados de debilitamiento. Pero si, como resulta evidente, es mucho mayor, en todos los terrenos antes señalados, la debilidad del campo opositor –que, como si fuera poco, está dividido y difícilmente dejará de estarlo- la mencionada cúpula está en una situación de clara fortaleza relativa.
Es muy poco creíble que esta dura realidad no sea percibida por sujetos ubicados en los terrenos ya referidos, pues no les falta capacidad para ello. Si la perciben y no expresan públicamente las conclusiones que, sin dificultad, pueden extraer, están incurriendo en una grave irresponsabilidad. Cabe, sin embargo, la pequeña posibilidad de que no hayan todavía juzgado la realidad con acierto. En tal caso, un esfuerzo adicional de reflexión probablemente los llevaría al acierto.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba