Opinión Nacional

¿Triunfo o derrota?

La política es una ciencia complicada. Mas de una vez en política lo que parece un error es realmente un acierto.

La designación de un Consejo Electoral totalmente integrado por chavistas miembros del MVR, durante el mes de diciembre pasado, fue públicamente calificado como un error por el propio Miquilena, de la boca para afuera. Él mismo había sido el responsable de esos nombramientos hechos con toda la intención de hacer en las elecciones de relegitimación lo que le diera la gana. Chávez ganaría fácilmente de todas maneras, pero para las elecciones regionales le convenía a Miquilena un CNE genuflexo.

La irrupción de Arias Cárdenas como candidato presidencial, a dos meses de la fecha prevista para las megaelecciones, colocó al gran estratega Chavista ante un problema inesperado: una sola persona podía gritar en Venezuela: ¡FRAUDE! y tener con qué hacerlo. Arias Cárdenas no sólo era un contendor con chance cuando arrancaba con cuarenta por ciento o más de opción en todas las encuestas, especialmente en la encuesta militar. Tenía la posibilidad de desestabilizar al régimen, nacional e internacionalmente con su posible grito, y ese grito tenía mucha mas fuerza con ese CNE totalmente chavista, incapaz y poco creíble.

La existencia de un amparo introducido por mi admirado Elías Santana y por Liliana Ortega ante el Tribunal Supremo daba al estratega chavista una oportunidad excelente para cambiar de estrategia y eliminar el riesgo. Las encuestas seguían dando ganador a Chávez aunque se perdieran muchas gobernaciones. Ese CNE no tenía ya ninguna ventaja política. Puro inconveniente. El Tribunal Supremo podía fácilmente desengavetar el amparo y ordenar la suspensión del proceso. Arias Cárdenas se encontraría sin fondos para una nueva campaña, lo mismo que los gobernadores. La designación de un nuevo CNE podría hacerse en forma inobjetable y transparente ante todos los observadores. Podría hacerse con INDRA y con ES&S sin riesgo alguno. El grito de ¡FRAUDE! ya no tendría ni fuerza ni consecuencias políticas ni nacionales, ni internacionales, ni militares.

Los medios de comunicación y los analistas políticos se han quedado en el primer nivel de la estrategia. Se han tragado lo que ha sido su verdadero triunfo como su derrota. No sólo un político avezado y buen periodista como Teodoro Petkof grita «autogol».Todos los periodistas y los medios han creído que lo del CNE fue un triunfo del antichavismo. Es entonces el momento de agacharse, de colocar la piel del cordero sobre el Presidente y esperar una nuevas megaelecciones inobjetables que le darán a Chávez seis años mas en el poder y a él, Dios mediante, largos años detrás del trono. ¿Que tal?.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba