Opinión Nacional

Últimas mentiras, antes de liquidación

Han transcurrido casi dos semanas del regreso de Chávez del mas allá y sus alocuciones han sido pura demagogia de ultratumba. Allí siguen los mismos ministros, el fiscal general, el defensor del pueblo, los magistrados del TSJ y los círculos bolivarianos; con su falsa actitud de lección aprendida. E presidente estaría tan solo buscando un mejor ángulo de tiro político. Esto no tiene ningún sentido; ¿podría alguien imaginar que hubiera sucedido si hubieran regresado al poder: Collor de Melo, Bucarán, Fujimori o De La Rúa? Así las cosas, no confundamos el llamado a reflexión con resignación, habrá que cambiar el entusiasmo por el cálculo, un poco de cinismo político en lugar de tanta ingenuidad no nos caería mal a quienes nos oponemos al régimen de Hugo Chávez.

Los espíritus han cambiado, el verdadero combate apenas comienza, se trata de hacer política – las formas democráticas están allí – restaurando el debate de ideas y revalorizando el pensamiento crítico; diseñando escenarios antes que construir trincheras.

Al tiempo que, habría que dejar de divagar, ya que no serán la ONU y su autista secretario general, ni Gaviria al frente del elefante blanco regional que es la OEA, ni mucho menos CNN y su visión barroca de América latina; quienes van a solucionar nuestros problemas. Si de verdad somos tan democráticos, entonces hay que darle apoyo moral a nuestras instituciones, y si quienes nos representan al frente de dichas entidades no se dan por aludidos, merecen correr la misma suerte que sin duda correrá el régimen del vendedor de mentiras.

El TSJ, no puede seguir siendo una suerte de club de jalabolas de la tercera edad jurídica; el máximo tribunal debe recuperar su rol de fuerza viva de la justicia.

La Asamblea, a través de sus diputados debe recuperar su cuotaparte en la iniciativa de las leyes, deben controlar directamente al ejecutivo – están allí para eso -, instaurando verdaderas comisiones de investigación, eficaces y públicas, obligando a los ministros – o lo que queda de ellos – a establecer relaciones estrechas con la Asamblea.

Alcaldes y Gobernadores, sin duda que la descentralización les otorgó una legitimidad indiscutible, pero ello ni los exime ni los vacuna contra un hipotético referéndum.

Los militares y su falta de razonamiento político parece no tener remedio, ¿quién les dijo que el respeto a la constitucionalidad pasaba por traer a Chávez del mas allá, cuando hacía menos de 48 horas ustedes amparados en la misma constitucionalidad lo habían apartado del poder? ¡¡Qué capacidad de rectificación!!
El oráculo Brewer Carías fue mas Charles que Allan, en virtud del espíritu aventurero que mostró y los Carmona boy’s, retomen su Play Station y sigan jugando Sim City.

A la sociedad civil le pasó igual que a nuestra selección de fútbol, jugamos como nunca y perdimos como siempre. Sin embargo, no todo está perdido, aún desorientada y desmoralizada, la iniciativa ciudadana es mucho lo que habrá ganado en ese fatídico 11 de abril.

La palabra referéndum gran ausente de nuestra tradición democrática; debe recuperar su utilidad que no es otra cosa que dirimir entre temas importantes que se plantean en medio dos escrutinios nacionales.

En cuanto a la comisión de la verdad, ya Raymond Aaron lo había dicho: » El hombre tiene una actividad quizás más importante que la política: la búsqueda de la verdad «.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba