Opinión Nacional

Un 11 de abril muy vigente

Cuando escribo estas líneas, se cuentan 8 años desde aquel 11 de abril, y 11 de socialismo en gobierno. Mucha el agua que ha pasado bajo el puente, cuantiosas las lecciones aprendidas, otras tantas por aprender. Entre las primeras se cuenta la necesidad de forzar la restauración constitucional, perdida en aquella fecha. El socialismo en gobierno como es su naturaleza, nunca entrega el poder sino ante fuerza que le supere; como aconteció por aquellos días.

Pero de entre las lecciones pendientes destaca la de ¨cobrar¨. Desde aquel 11 de abril, luego de 20 asesinatos políticos jamás investigados por el socialismo en gobierno, ningún dirigente demócrata ha querido asumir el costo no digamos de ganar pero si de ¨cobrar¨.

Paros cívicos, referenda, elecciones, abstenciones y todas las tratativas consagradas en la Constitución para la restauración precitada, que siempre concluyen igual: El socialismo vencedor que jamás llega a convencer. Sin embargo, los 11 años de socialismo en gobierno, siempre inepto, siempre corrupto, no pasaron en vano.

Bien lo dijo Abraham Lincoln: ¨Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo¨. Entonces, así como el común de los dirigentes políticos venezolanos han corrido despavoridos ante el terrorismo judicial socialista, temiendo erradamente por una segura muerte política, tenemos hoy ejemplos de que esto puede cambiar.

Dos prisioneros políticos: Oswaldo Álvarez Paz, Otto Gebauer Morales, político uno, militar el otro, dos generaciones un solo ideal: La restauración constitucional en la República de Venezuela, empleando para ello argumentos de los mejores: La honradez y la valentía. Es la prisión política, inmejorable desafío para quienes pretendan certificar su compromiso con los valores en medio de la adversidad, excelente tribuna para los que aspiran brindar un sendero ético a seguir.

Simbolizan ellos con su accionar, el drama del venezolano común, negado a claudicar en su moral, que sabe indispensable a la vida en sociedad, en fin al Bien Común, pero que al tiempo se ve cercado tanto por el socialismo y sus antivalores, como por los inherentes a quienes no pasan de ser simples dirigentes de oposición.

Los héroes del Silencio para aquel 11 de abril, tendrán su mejor homenaje, cuando quienes pretendan ser nuestros líderes, estén como ellos dispuestos al dolor en pro de una meta superior. Cualquier esfuerzo de inferior entidad ética, no pasará del fracaso. ORA y LABORA.

[email protected]

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar