Opinión Nacional

Un ejemplo valiente, no reconocido para variar

A LA MEMORIA DE FRANKLIN BRITO.

         Verdaderamente  que me siento sorprendido, como lo estarán otros muchos venezolanos, por la indiferencia con la cual ha sido tomada la muerte del Sr. Franklin Brito por parte de quienes habitan este país y por quienes de alguna manera Brito se vio precisado a tomar su grave decisión.

 Como yo muchos de los venezolanos, es posible que no lo conocieran, pero habíamos tomado cuenta de su protesta, de las razones que esgrimía, del insólito tratamiento de que fue objeto durante sus huelgas de hambre y de la falta de humanidad médica, en primer lugar, al negarse a prestar la necesaria y tempestivamente sus auxilios profesionales y del Gobierno ,de otra parte , al impedir que asistieran al lugar otros profesionales a prestarle sus auxilios, como médicos aceptados o de confianza para el que necesitaba esos servicios.

        La muerte de Brito, además es un estandarte, un monumento callado a la valentía, y al derecho  que tiene todo ciudadano de ser respetado en su persona y bienes, y una protesta valiente, que debe servir para todos de ejemplo, en momentos en que como estos que vivimos, las autoridades hacen lo que les viene en gana en franco irrespeto a la persona y sus derechos.

        Brito se quejaba y en ello fundamentaba su actitud de protesta en que se le había privado injustamente de su propiedad, no se le habían indemnizado daños, ni se le reconocían sus derechos sobre lo que le había costado sudor  y esfuerzo como vía para obtener su adecuado sustento y el de su país.

        Brito no era ningún enajenado, sino un valiente luchador por sus derechos y posición ante los problemas que le suscitó la agresión injustificable de personeros de un gobierno involucrados en los hechos de deturpación de sus derechos como productor campesino.

        Brito ha dado un ejemplo con una actitud que somos muchos los que debíamos adoptar,  yo diría que quienes no lo han hecho, en primer lugar no adoptan similar actitud porque en la mayoría de las veces le faltan a uno calzones para llegar a tan duros extremos, pero no por innecesarios.

Quienes resultan responsables de ese acontecer son quienes de manera impávida atropellan nuestros derechos.  Es verdad que parece extremo en algunos casos arriesgar la vida en actos como esos por que nos sentimos agredidos injustamente y sin salida para salvaguardar nuestra integridad, y bienes o derechos, pero todos hoy en Venezuela, sabemos que las vías regulares de la justicia y la Ley, para brincarnos protección, no operan, y son desconocidos los mecanismos que existen para procurar hacerlos efectivos.

No mentimos ni exageramos, en la practica quienes ejercemos el derecho en defensa de lo nuestro o de clientes que nos encomiendan  dichos procederes, sabemos que la Justicia no tiene fuerza propia para enfrentarse y exigir del Estado respeto a la Ley y seguridad jurídica, los comportamientos avalan tales dichos, vean las sentencias y fallos de los Tribunales, lean información publicada al respecto por valiosos profesionales como el Profesor Antonio Canovas, donde pone de relieve los resultados de estadísticas vergonzantes que de manifiesto nos informan que contra el gobierno, sus abusadoras autoridades y sus procedimientos, no hay recursos posibles, o los que existen son evadidos, no aplicados o conculcados.

Quien todavía no se haya dado cuenta del camino por el que nos pretende llevar el Vergatario Bolchevique es ciego o padece de estultismo crónico.

Y lo peor no ha sido nada de lo expuesto sino la ignominiosa e insolente actitud de nuestro pueblo, quien a pesar de haber presenciado un sacrificio humano por la defensa  del abuso y la arbitrariedad por un humilde ciudadano, de manera olímpica ha preterido dicho hecho o ha evadido prestarle decidido apoyo a lo que implica esa protesta.

Conocí la trayectoria de otros venezolanos que a la zaga lamentablemente fallecieron pór hecho natural o enfermedades, coetáneamente a Brito. Pero deploro y me averguenza la diferencia en el trato y expresiones de dolor que acompañaron aquellos hechos y esta lamentable muerte provocada. Me resulta insólita la reacción de tristeza y dolor ocasionada en el pueblo por la desaparición de tres venezolanos muertos de manera natural, deplorablemente, y la que originó la deplorable muerte de Brito, sin ninguna reaccion de repudio o condena.

Esa muerte, casi homicidio provocado por quienes injustamente cometieron los hechos combatidos por el valiente ciudadano, o la de protestar por el silencio  y tozudez de quienes tenían las responsabilidades que se achacaban, no merece ni puede pasar por desapercibida.

A quienes corresponde la responsabilidad como posibles coautores, también  esos hechos dan un mensaje. En efecto si un valiente ciudadano para proteger y defender toma tal actitud, por igual podemos esperar que otra similar sea adoptable, por quien injustamente se ve atropellado y opte  por tomar la justicia por sus propias manos y convertirse en verdugo de quien le causa tales males.

Solo son ya muy pocos los ciudadanos que de manera alguna no han padecido las arbitrariedades de este gobierno, o quienes hayan perdido su patrimonio bien logrado  y trabajado por arbitrariedades atribuible a aquéllos, somos muchos los que tenemos que pensar seriamente cual es la solución a adoptar, y si la ejercida por Brito es o no una solución extrema pero necesaria.

Meditemos sobre estos graves hechos y sus consecuencias.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba