Opinión Nacional

Un gobierno inviable

Se concentra en la creación del hombre masa de conciencia colectiva y responsabilidad delegada en el estado, despojado de su individualidad, obediente y no deliberante, sometido al control del estado por la subsistencia, y condenado indefinidamente a la pobreza que es el sustrato que cimenta el discurso socialista.

Y tienen el sarcasmo de llamar a este guiñapo sin alma, “hombre nuevo”. Esta infame forma de dominar pueblos ha fracasado históricamente donde ha sido, incluyendo Cuba, que es hoy el emblema más certero de la realidad de este sistema de destrucción masiva, que un grupo de resentidos inservibles, cohesionados por la codicia, ha intentado durante quince años imponer a Venezuela, con la sorpresa para los verdaderos conductores detrás de la maqueta nacional, de que ya más de la mitad de la nación, que, además se quedó dentro de las fronteras patrias a enfrentar estas pretensiones liberticidas, ahora se rebela. Y lo que está sucediendo hoy, con manifestaciones turbulentas y agresivas, entre multitudinarias de carácter pacífico, atribuidas erróneamente solo a los estudiantes y a la clase media, es apenas la punta del gigantesco estallido social que se está incubando en la insatisfacción e incertidumbre que han generado 15 años de mentiras, ineficiencias y latrocinios.

La patria, como escudo de los errores del régimen absolutista, ya no es suficiente para ocultar la desastrosa realidad que sufre la nación en su conjunto, a pesar de las largas colas de infelices sin memoria histórica, en pos de unos kilos de productos subsidiados de la cesta básica, que lo que revelan es la inmensa crisis de abastecimiento producido por el empeño de dominación social que caracteriza este tipo de regímenes criminales, ladrones y pervertidores de menores e ignorantes. Es por eso que este gobierno empecinado en destruir al empresariado privado, generador de estabilidad laboral y movilidad social, es inviable. Venezuela en este momento es ingobernable para el parasitismo enquistado en el poder que indujo la quiebra del aparato productivo nacional, y cuyos inmensos dislates en materia económica redujeron el PIB de manera alarmante, errores desde la óptica liberal, pues para los socialistas ese es el camino de la redención a través de la miseria general, porque no existe el criterio de economía en el socialismo, pues la economía es capitalista y sus leyes, como el libre mercado y la libre concurrencia, son inexorables, y para ello debe existir la libertad y el individuo, ambas potencias consideradas insurgentes para el castrismo que infecta la república, otra entidad imposible para este disparate, puesto que las voces república y democracia se conjugan para la definición política, y en socialismo no puede existir democracia, porque esta integra hombres libres que solo resignan sus derechos por la fuerza, y, como estamos presenciando en este momento, el gobierno, por llamar así esa entelequia que se reconoce en la represión, carece de la fuerza necesaria para dominar la reciedumbre de la protesta de un país que exige un radical cambio de rumbo. Lula da Silva, el socialista más hipócrita del orbe, porque ni de vaina impuso las ruinosas necedades socialistas en Brasil, pero que es un observador lúcido, ya lo demostró con el caso del cáncer del difunto, advirtió a Maduro que buscara una salida de consenso a través de una coalición que enrumbara al país hacia una solución pacífica, pues lo que se vislumbra es muy doloroso para la América entera. La soberbia de los inservibles en función de poder ha llevado a las guerras intestinas más feroces. La guerra civil de España costó un millón de muertos, y lo grave fue que todo quien sentía ganas de matar, en cualquier punto geográfico del orbe, se iba para España a participar en la matazón. Los comunistas se dieron banquete saciando sus atávicos instintos homicidas. Hasta un primo de García Lorca aprovechó para cobrar un viejo agravio familiar asesinando al poeta. Cuarenta años de férrea dictadura militar – eso sí, por la gracia de Dios – sumió como consecuencia a España en el dolor. Hasta que a Franco le dio por morir.

Venezuela en el piso

No hay ni un solo resquicio de la geografía nacional que no sea un chiquero. Todo es ruina y charco maloliente. Demostración de que la igualdad socialista cristaliza en la inmundicia. “No hay” y “esto sí está caro” son las frases a las que se ha reducido el léxico cotidiano de 30 millones de venezolanos. En los inicios de este disparate, al que adversé desde el mismo 4F, el extinto, que en patética idiotez llaman “eterno”, en uso de su carisma estigmático, invitaba al hambre y a la desnudez como sacrificios necesarios para el triunfo… del hambre y la desnudez. Pues lo logró en apenas 15 años con el hándicap de los elevados precios petroleros. Pero, además logró, y nadie puede mezquinarle ese tremendo éxito, que en acciones de sus aliados del hampa perdieran la vida cerca de 155 mil venezolanos – según la ONU somos el 2º país de América en homicidios – y que la inseguridad jurídica sentara sus flácidas posaderas sobre el estado social de derecho y de justicia que garantiza doña Constitución, que ya no usa ropa interior para que no se la rompan en las masivas violaciones.

En conclusión

No escaparía a la percepción de un estadista la realidad que estrangula al país en todos los órdenes, y la razón privaría en su espíritu, evitando con su renuncia la devastación de su patria. Pero ese no es el caso venezolano: para desgracia el poder está en manos de una engorilada oligarquía sin escrúpulos, que prefiere llevar al país a una guerra civil a reconocer la inviabilidad de su proyecto. Amanecerá y veremos. Por lo pronto llevamos ya los primeros 39… 40…41… muertos…

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba