Opinión Nacional

“Un montón de amigos”

La mejor demostración de que Hugo Chávez no está interesado en que se le encuentre salida a la profunda crisis que agobia al país, es su conducta frente a la creación del Grupo de Amigos que, por cierto, en su origen fue una iniciativa suya. A juzgar por las declaraciones emitidas en rueda de prensa en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, lo que el Presidente venezolano desea es algo bien distinto de lo acordado en Quito por los primeros mandatarios que se comprometieron, junto con el secretario general de la (%=Link(«http://www.oas.org/»,»O.E.A.»)%)
, a fortalecer la tarea facilitadora que éste cumple en la Mesa de Negociación y Acuerdos, la cual hasta ahora no ha alcanzado resultados concretos dignos de mención.

No de otra manera se explica la referencia por parte de Hugo Chávez a que está pendiente una decisión final al respecto y que todavía habría que tomar en cuenta la incorporación de países que, como Argelia, China, Francia o Rusia, por ejemplo, fueron mencionados en un primer momento por el mandatario venezolano junto con Cuba y Trinidad y Tobago. Lo que Hugo Chávez quiere no es un “grupo” como sería de rigor en el escenario diplomático e internacional, sino un “montón” que responda a sus propias expectativas e intereses. De prosperar esto último, no existe duda alguna que la iniciativa estaría herida de muerte y no alcanzaría mayor significación.

Sin embargo, hay que pensar que los gobiernos de países como Brasil, Chile, España, Estados Unidos, México y Portugal, tienen claramente establecido que el sistema democrático los vincula estrechamente y que la solidaridad hemisférica es fundamental para conseguir logros concretos, lo cual cobra relieve singular en el caso de los dos países extra continentales, sólidamente ligados de vieja data con la O.E.A. como observadores que son en el seno del ente regional.

De consiguiente, los próximos días servirán para calibrar si el Grupo de Amigos, tal como fue integrado en Quito, está en capacidad de funcionar como se espera, con metas bien trazadas, en respaldo de la Mesa de Negociación y Acuerdos y del trabajo de facilitación de César Gaviria quien, ahora además, enfrenta un nuevo reto puesto que Hugo Chávez, también en la rueda de prensa en Nueva York, minimizó y restó importancia a la actuación del secretario general, siendo que el rol que éste cumple en este proceso no se desprende solamente de que gobierno y oposición hayan acudido mutuamente a solicitarle su asistencia, sino que también la organización hemisférica, a través de su Consejo Permanente, le otorgó la autorización respectiva para su función facilitadora.

Puede decirse que, en el fondo de todo este enredo, está la inocultable postura de Hugo Chávez de maniobrar a como haya lugar para entorpecer cualquier posible salida a la crisis, sea oponiéndose al referendo consultivo o a la proyectada enmienda constitucional, verbigracia, iniciativas a las cuales habría que añadir la firme aspiración del primer magistrado a que el Grupo de Amigos fracase irremediablemente, tal como se desprende de la citada intervención suya en Nueva York y de su reacción frente a la fracasada gestión que efectuó en Brasilia ante el presidente Lula.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar