Opinión Nacional

Un peligroso escenario

Termino el año 2010 y deja como saldo aporreos generalizados a nuestra Constitución aprobada por el pueblo en diciembre de 1999.

        El gobierno, con sus poderes aliados,  ha tomado el camino de eliminar de hecho la inmunidad parlamentaria y de impedir el funcionamiento democrático y autónomo de la nueva Asamblea Nacional.

        No  hay espacio ni voluntad para la rectificación ni para la autocrítica. Se utilizó la emergencia provocada por las lluvias para debilitar aún más la democracia en nuestro país,  y para limitar el derecho a pataleo. La soberbia en el ejercicio del poder hace que desaparezcan los escrúpulos. Ni siquiera las formas se respetan. Vamos camino a un peligroso cuadro político que puede perturbar, y ojala no ocurra, el esperado escenario electoral de 2012. 

        No conformes con mantener tras las rejas a dos diputados electos por el pueblo, que deberían estar en libertad desde el momento de su proclamación como tales, los poderes públicos apuran el paso para darle visos de legalidad a una condena que no solo violenta los principios constitucionales sino que además desconoce   la voluntad popular.     

Los parlamentarios del no chavismo  no la tendrán fácil a partir de mañana, cuando se instale la nueva Asamblea. No es difícil adivinar el calvario que vivirán para ejercer su condición de representantes populares, en medio del abuso de poder y de permanentes emboscadas y cayapas. Más Allah de la composición de la nueva directiva ya anunciada,  el panorama que se avecina es alarmante.

       Los diputados del Psuv ya son  prisioneros de la línea política trazada desde Miraflores, lugar de donde salio esa aberración legislativa conocida como Ley Anti talanquera, la cual  les impide actuar como lo dicta  la carta magna, obedeciendo a sus conciencias y a sus electores. A ello se suma un reglamento interior y de debates más propio de un cuartel que de un parlamento.

        Es indignante el silencio complaciente de diputadas y diputados salientes y entrantes rojos rojitos  que en el pasado no aceptaban la represión, el ataque certero contra la autonomía universitaria e incluso la aprobación de medidas económicas  como la devaluación del bolívar, hoy  disfrazada de unificación cambiaria, el alza del IVA,  y el impuesto al  débito bancario,  destinadas a cargar sobre los hombros del  pueblo el peso de la crisis y el manejo errático de las finanzas públicas. Pero no hay realidades estáticas.

       Este modelo, basado en un liderazgo unipersonal, en la sumisión absoluta a sus dictados, en la criminalización de la disidencia política y en la supresión del debate ,ya hoy no tiene mayoría en Venezuela, ni apoyo unánime dentro del chavismo. Por eso estas medidas desesperadas para amputarle competencias a la Asamblea y  atar de manos y de lengua a los diputados, y principalmente a quienes pertenecen al oficialismo.

         El gobierno sabe que cualquier perspectiva de cambio político en el país depende de la decisión que adopte una buena porción del chavismo que sigue descontenta  y que espera propuestas políticas incluyentes, democráticas  y de corte popular para  sumarse a ellas. Por eso el desespero en devolver la cinta hacia escenarios polarizantes como el de 2002 y 2004.

        Mientras tanto vemos, con envidia positiva, cómo el PT de Brasil es capaz de impulsar cambios sin exclusión, con grandes éxitos en lo social y económico, mediante la más amplia alianza de diversos  sectores de la sociedad y sin la obsesión de pulverizar al que piense distinto.  Y, muy importante, sin un líder que se crea imprescindible e insustituible.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba