Opinión Nacional

Un rector maracucho

El viernes 9, paseando por el espectro televisivo nacional me detuve en el canal del estado. Bueno; uno de los tantos. Presentaban una reunión entre rectores de algunas universidades y el Ministro Carreño. Eran las horas del mediodía, después de almorzar y el sueño me dominaba. Eso es normal y hasta sano en los vejetes como yo. Pero, escribiendo en lenguaje coloquial “me espabilé” cuando vi y escuché a otro vejete hacer una exposición sobre la forma en que maneja su universidad. Cierto es que no recuerdo el nombre de la institución pero si advertí el tono maracucho de su propietario. Tratando de identificarlo sintonicé otros canales pero ninguno lo hacía, excepto Globovisión. Esta, en lo que creo que se denominan subtítulos señalaba que se trataba del rector de la Universidad del Zulia LUZ. Evidentemente Globovisión estaba más pelada que rodilla de chivo porque  a este rector le conozco la cara.

En fin, no importa el personaje porque iguales a él, sobran. El vejete explicaba al Ministro Carreño como manejaba su institución. Declaró ser rector de la misma y aseguró que en su universidad no había disturbios porque “no los permitía”. Entre su perorata se enorgulleció de que sus alumnos le llamasen “tío” y ofreció al Ministro Carreño las fotos y las identificaciones de los violentos que estudian en su universidad para que el Ministro los castigue de la forma que más crea conveniente. Ya al borde de lo no imaginable le pidió al Ministro Carreño que tomase la decisión –que es obvio no le corresponde-  en cuanto al destino de esos estudiantes dentro del claustro universitario. Los boto ya o no los acepto cuando se inicie el nuevo semestre fueron más o menos las palabras del supuesto rector.

Tristes palabras en la boca de un rector universitario. Porque serían muy acordes con la del prior de un monasterio solicitando al arzobispo una decisión ante un monje concupiscente encontrado  en la ejecución de placeres vicarios. Pero tal vez no se trata de un rector universitario electo sino de un rector universitario puesto. Aludía a sus miles de alumnos provenientes de las clases medias que,  cual sumisos corderitos asentían a sus dictados y le querían tanto que le llamaban cariñosamente “tío”. Tal vez el vejete nunca comió en un restaurantito marginal o jamás le atendió un acomodador de carros que para subir el ego a los pendejos y obtener una buena propina les pone el título de “doctol”.

Con rectores como ese personaje y con alumnos como describe los suyos,  de que manera se va a hacer patria. La dignidad de un De Venanzi o de un José María Vargas no han sido sus paradigmas. Con rectores de esa categoría no hubiese habido generación del 28 ni del 58. Con esa categoría de rector, digno de la España franquista o de la Venezuela gomecista todavía estaríamos sumidos en la época del oscurantismo.

Y mis palabras no van porque yo posiblemente sea contrario a la posición política de este rector, la que tal vez no sea más que la acomodaticia de la guabina, Admiré posiciones de rectores contrarios a mi forma de pensar, que se oponían a los allanamientos pretendidos o ejecutados por los puntofijistas venezolanos.  Admiro sin miramiento al hombre digno que defiende su posición aún cuando la misma esté equivocada. Pero la posición de ese rector es conteste con la de los personajes de Edecio La Riva Araujo en su obra Elogio de la Adulancia. Algo parecido a aquellos personajes de la Venezuela en la época de Cipriano Castro que le dejaban sus esposas para que a cambio de  “el uso” de las mismas le concedieran un cargo burocrático o alguna ventaja económica.

Con seguridad el Ministro Carreño vio satisfecho sus deseos del rector ejemplar pero más estoy seguro de  que en el fondo de su conciencia desprecia la abyecta actitud  del tarifado declarante, supuesto tío de improbables genuflexos estudiantes universitarios.  La verdad es que este rector me recuerda aquella criolla poesía de Ernesto Luís Rodríguez “Echando Cocos”: Si eso no parece un coco sino una pobre tapara.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba