Opinión Nacional

¡Un suicida de papel!

Podríamos definir la retórica “machista” de Hugo Chávez Frías, como una retórica de papel; ya que difícilmente lo imagino atado a una carga explosiva (con bomba amarrada al cuerpo) como esas que explotan inexorablemente en el Medio Oriente.

Tan fanático no es consigo mismo, pero sí le gustaría que otros lo hicieran por él. Así va trabajando concienzudamente el inconsciente colectivo de sus seguidores, preparándolos, con la ayuda del G2 cubano, para el gran momento de la inmolación por la patria, la inmolación por el máximo líder, la inmolación por ese yo sobrenatural que pretende representar.

Los Kalashnikov rusos, en sustitución de los pretendidos ultra potentes FAL suecos tipo “Karl-Gustav” (a causa de que la organización de paz sueca, Svenska Freds, bloqueó la venta de los mismos a Venezuela), simbolizan hoy la herramienta que ha de defender a la patria chavista.

Muy consciente de que las corbetas y los aviones españoles (desposeídos totalmente de la electrónica avanzada estadounidense) sólo podrían enfrentarse desventajosamente a las supuestas fuerzas invasoras que pretendan perturbar el discurrir “revolucionario bolivariano”, sólo le queda entonces, a nuestro teniente coronel, el hacer gallináceas alharacas de bravucón (como el triste teatro de hace unos días en Apure).

Sigue rugiendo con fuerza, así como si nada estuviera pasando. Sigue en penosa espera de los cohetes de larga distancia iraníes (y posiblemente de algún químico resucitador del holocausto) que finalmente haga creíbles sus hasta ahora psíquicamente insanas amenazas de “suicida de papel” (¡De aquí no me sacan vivo…!).

Con remedios de tísico y esperanzas de paralítico, intenta dar credibilidad (sustentar) las deseadas controversias internacionales que necesita utilizar para mantenerse (y hasta quizás para sobrevivir). El internamente cuestionado poder que ostenta, lo obliga a esgrimir mentiras, farsas y fanfarronería vulgar; y de esta manera, nos va llevando con zafia ¿irremediablemente? hacia una tangible y peligrosa oscuridad.

Es cierto que los helicópteros rusos ya están aquí para transportar a los héroes de la patria; así como también los fusiles rusos que han de convertirlos en carne de cañón.

Con esos aperos (las armas), la patraña fabulista se hace más importante que la realidad; y como buen psicópata, nos arrastra e impulsa peligrosamente hacia una concreta calamidad.

Nuestro “suicida de papel”, borracho de frustración, no pretende inmolarse, mentira. Todo lo contrario, nos arrastra premeditadamente en su locura y nos hace co-responsables de sus quehaceres; pretendiendo más bien que cuando lo necesite, nos veamos todos los venezolanos obligados a suicidarnos por él (así como lo pensó Hitler).

Para los que aún interpretan nuestra situación como algo pasajero y tropical, recomiendo que hagan uso del ejercicio de introspección (quién soy) y se comparen a la conciencia colectiva (quiénes somos); no sólo a nivel nacional sino universal. Esto puede ayudar a desenmascarar las raíces del malévolo espejismo que turba o entorpece el entender; y en consecuencia, permitir razonar a plena cabalidad, sin dejarse engañar por el miedo, o la desidia que sortea el problema para otra oportunidad.

La historia de las guerras y las dictaduras nos han enseñado que los únicos que se han de inmolar, a la hora de un desenlace final, seremos nosotros mismos (ya que la mayoría de los malhechores huyen, se esconden, o en el mejor de los casos se suicidan de verdad o son alcanzados por la justicia de los hombres, sea ésta cual sea).

El entender y aceptar que vivimos una triste y peligrosa realidad, nos ayudará a defendernos de la misma; esa es mi esperanza.

De lo contrario…!

Liko Pérez
Estocolmo

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba