Opinión Nacional

Una cena política y comunicacional

Para entender con seriedad las peripecias del gobierno en sus grandes momentos de dificultad, necesitamos expertos en comunicación política que hagan un seguimiento diario de las estrategias oficiales, utilizadas para evitar el derrumbe de la revolución y de sus obras. Una larga conversación con un profesor español que trabaja Barcelona, me permitió identificar algunas de las estrategias oficialistas en esta materia. Discutíamos sobre los aportes de Goobles a la prograganda Nazi y ante la cantidad de material disperso que desarrollo este autor, caímos en la simplificación que hace Marcal Moline de las leyes de propaganda que tanto ayudaron al nazismo y que acá solo citare dos. “Mira Luis, la Ley de la simplificación y del enemigo único trata de adoptar una sola idea, un solo símbolo, con la con la suficiente fuerza e insistencia que pueda justificar tus propios errores y actuaciones. Ese enemigo lo harás visible, lo mencionaras a cada momento y la recurrirás a cada momento como argumento y vía de escape para decir no fue culpa mía, este enemigo que tengo acá. Pues es su culpa, no la mía.” El profesor se recoge el pelo largo, se acomoda los lentes y yo aprovecho para pensar en el imperio mismo y la cantidad de veces que se nos menciona en los discursos oficiales acá en Venezuela. “Vaya enemigo que habréis escogido vosotros”, me dice mi amigo adivinando mis pensamientos. No es una idea nueva, si tomamos en cuenta que Cuba ha agarrado ese mismo enemigo por más de 50 años y nosotros seguimos el mismo ideario cubano-fidelista y revolucionario. Tenemos pues, como dirían los comandantes en jefe, un enemigo en común. E l profesor me menciona la “Regla de la Transposición” y el nombre me parece tan rimbombante y ajeno que arrugo la cara. “Pues esta es más sencilla que su nombre. Se traduce en que Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que distraigan. Y te voy a hacer una confidencia personal. Una novia de mi juventud se entero hace años que estaba saliendo con una asistente, y yo le invente que estaba acompañándola a terapias de cáncer, por solidaridad y apoyo . Cuando los gobiernos ven que el mundo se les viene encima, necesitan distraer con otros temas y desviareis la atención. Puedo que estos temas sean de tal gravedad y de importancia que el problema principal que pretendéis ocultar, se borre inmediatamente de la mente del ciudadano, o en algunos casos, del elector, si estáis en plena campaña electoral. ” Nada más oportuno este comentario de mi amigo para enmarcar esta ley de la transposición en el ejemplo de nuestro país. Ante la inmensidad del problema que tiene el gobierno con la corrupción y su hecho más emblemático como el de los alimentos podridos, se saca el trapo rojo de la exhumación de los restos de Bolívar, los ataques al cardenal Urosa Sabino y ahora, la ruptura de las relaciones con Colombia, posiblemente el trapo rojo más peligroso e indescifrable, por la cantidad de elementos y hechos políticos que se pretenden ocultar. Yo le pregunto a mi profesor si en alguna oportunidad ha asesorado al gobierno venezolano y me mira con mala cara, se quita los lentes, se pasa la mano por la cara y me dice. “Pues deberías invitarme a cenar luego de esa ofensa caprichosa hijo mío. Léete a Goobles y comprenderás buena parte de lo que les está pasando”. Le doy una palmada en el hombro y lo llevo a cenar. Muy cara me salió la cena. El profesor resulto un comelón de primera y como buen español, conversador e irreverente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba