Opinión Nacional

Una luz que se asoma en la sombra

Los hechos ocurridos recientemente en la Universidad Central de Venezuela, con relación a las elecciones, es un signo de alerta de que algo está sucediendo en nuestra sociedad, que debemos revisar y analizar , ya que nos indica que las luces se están encendiendo y debemos mantenerlas prendidas. Si se revisan otras instancias o el entorno que nos rodea podemos observar que hay una manera de querer ver el futuro de una forma distinta como muchos han querido imponerla ,no es el venezolano el sumiso que se ha querido crear, existe aún un botón para encender la luz que aparentemente lucía apagada, las sombras que hasta ahora aparecían se debían al mantenimiento de un sistema que se creía se había descuidado, pero tan solo era que los jóvenes buscaban una iluminación nueva que les permitiera observar con mayor claridad el camino.

Las nuevas generaciones a pesar de estar escuchando por mucho tiempo, insultos, palabras groseras, e incitación al odio, no se han acostumbrado a este estilo y son ellos los que están transmitiendo mensajes de esperanza, de valores y de enfoques positivos hacia el futuro, si bien es verdad que ante tanto ruido, este mensaje pareciera soterrado, sí es posible detectar y contentarse porque pareciera que hay más claridad de la que muchos quieren ver, no significa esto que vamos a dejar de presenciar los hechos negativos que también nos rodean, pero debemos evitar que estas acciones opaquen lo hermoso del otro discurso que está luchando por ser descubierto y aceptado por aquellos ciudadanos que creen en algo distinto a lo que se les está proponiendo.

Lo interesante de esta madurez generacional que estamos observando, la vemos claramente cuando esta juventud no se deja opacar por ese discurso repetitivo de ofrecimientos y sabe distinguir cuando las palabras de amor y solidaridad son utilizadas para engañar y para capturar incautos, creo que saben la realidad a la que tienen que enfrentarse y a pesar del miedo e incertidumbre que sienten, están dispuestos a enfrentarla y a cambiarla , no podemos defraudarles ni desanimarlos con posiciones negativas que lo que hacen es frenar el entusiasmo y la valentía que se necesita para enfrentar esta situación.

Qué nos queda? despertar y apoyar a estas nuevas generaciones que a gritos nos están murmurando, que están aplicando lo que les enseñamos, no los defraudemos y démosle esperanzas a pesar de las sombras que opacan el camino, pero hay que recordarles que después de la noche viene el día, y después de la tormenta la calma. Sobre todo ellos y nosotros tenemos que luchar por recuperar los mensajes y orientaciones a los niños que en estos años han estado entre dos olas una que los ahoga y otra que los eleva, porque ellos son el futuro y están desorientados. Tenemos que ayudarles a vencer las sombras.

Por lo pronto, lo único que me queda es desear un feliz año nuevo 2012 y mucha esperanza, ilusión y expectativas positivas y sobre todo confianza, fe y convicción de que unidos podemos lograr ese país maravilloso que la mayoría de los venezolanos hemos visualizado.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba