Opinión Nacional

Una nueva ciudadanía

Ser ciudadano significa ser un partícipe pleno de la vida en sociedad. La participación plena implica que todos ejerzamos nuestros derechos y cumplamos nuestros deberes en igualdad de condiciones.

En la Venezuela de hoy muchas personas son discriminadas por sus ideas políticas, por su condición económica o por su raza. Peor aún, los venezolanos hemos sido tan maltratados por los gobernantes que cuando recibimos algún recurso del Estado pensamos que nos ha tocado una inusual buena suerte. Cuando el gobierno malgasta nuestro dinero, no protestamos, como si el dinero de la nación le perteneciera al Presidente de turno.

Estos vicios nos han llevado a que los venezolanos no podamos progresar, a que no seamos ciudadanos plenos.

El ejercicio de la ciudadanía en Venezuela es un cascarón vacío: hay derechos pero no hay prestaciones, existe un gobierno pero no hay instituciones, tenemos empleados del gobierno pero no servidores públicos, el gobierno pregona la igualdad pero persisten los privilegios, y la Constitución es una lista de deseos pero no de acciones.

Queremos transformar los derechos constitucionales en hechos tangibles, concretos y reales que se traduzcan en bienestar y calidad de vida para las familias de nuestro país.

Queremos que los venezolanos tengamos total conciencia de nuestros derechos, y que el país ofrezca las condiciones para que los ejerzamos plenamente.

Esto implica una transformación radical pero a la vez sencilla: nuestros derechos deben pasar a ser obligaciones para el Estado. En otras palabras, los derechos reales de los venezolanos deben poder ser exigibles legalmente. Los venezolanos debemos poder demandar al gobierno cuando éste no cumple con su trabajo, porque ahí radica la verdadera democracia participativa.

Nuestra propuesta es que se garantice que tengamos acceso a servicios de salud y educación de la más alta calidad, en un ambiente digno y seguro, con una buena vivienda, donde haya justicia y se acaben los privilegios.

Lo que proponemos es el reconocimiento de la deuda social que tiene el Estado con los venezolanos y obligar a que se hagan planes para solventarlas de forma definitiva. Mediante el ejercicio de los derechos ciudadanos, los venezolanos podrán desarrollar sus capacidades para llevar una vida noble e independiente, eliminando las relaciones clientelares entre el ciudadano y el Estado.

Cuando hablamos de la importancia de la justicia, nos referimos a ese sueño: que todos seamos iguales frente a la ley, con los mismos derechos, los mismos deberes y las mismas oportunidades.

Una Venezuela para todos por igual.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba